La musa que volvió loco a Giacometti

Posted by & filed under Arte, Ensayo.

Alberto Giacometti y Caroline.

Como buen obseso, Alberto Giacometti (Borgonovo, 1901 – Coira, 1966) tuvo pocos temas a los que volvía una y otra vez, siempre insatisfecho con el resultado. El artista siempre conocido por sus esculturas de extremidades anoréxicas tenía, sin embargo, fijación por los bustos, por las cabezas (ese “núcleo de violencia”), por los ojos. No necesitó más que un modesto estudio y unos pocos modelos: su hermano Diego, su esposa Annette, un profesor de filosofía japonés… y una prostituta a la que triplicaba en edad y que respondía al nombre de Caroline.

Tienes un gusto de mierda y lo sabes

Posted by & filed under Ensayo, Música.

musica de mierda

O lo que es lo mismo: no siempre dices, decimos, la verdad sobre nuestros gustos al cien por cien. A veces conviene hacerlo a calzón quitado pero otras no tanto. Nos avergüenza lo mucho que nos conmueve esa película tan lacrimógena, aquella canción empalagosa o el libro que solo sacaríamos de casa forrado con papel de periódico. En cuestión de gustos, adoptamos una pose que difiere claramente en función del interlocutor y el entorno.

Nuestro canalla favorito

Posted by & filed under Biografía, Cine.

Jack Nicholson2

Habría querido estar cachas y ser más alto para destacar en la cancha de baloncesto. Habría deseado tener más pelo, un acné más piadoso y una barriga más disimulable. La naturaleza no tuvo en cuenta sus deseos pero a cambio le compensó con la mejor sonrisa de Hollywood: una sonrisa sin fecha de caducidad que, en perfecta coordinación con sus cejas, ha valido muchos millones de dólares y que funciona con igual eficacia para causar terror que para seducir a hombres y mujeres. Su dueño es Jack Nicholson. En pocos meses cumplirá ochenta años y, para que no se nos olvide que es uno de los grandes, hay en librerías nueva biografía sobre el actor escrita por Marc Eliot, especialista que ya puso sus ojos antes en Cary Grant y anuncia sendas obras sobre John Wayne y Charlton Heston.

David Foster Wallace, el escritor sobrado

Posted by & filed under Ensayo.

David Foster Wallace

Hay escritores que te gusta que te gusten. Por raros pero accesibles. Por complejos pero plenamente disfrutables. Con su legión de fieles pero sin éxito empachoso. Con una voz y una mirada propias y reconocibles desde la primera a la última frase. Escritores como David Foster Wallace (Nueva York, 1962- California, 2008), tan sobrado de talento y ambición; tan excesivo para lo bueno y lo malo. Su obra, que se sigue felizmente reeditando, suma un par de novelas, libros de relatos y multitud de crónicas alimenticias que, son, sin embargo, las que mejor dan fe de su genio. En ‘Portátil‘ se recopilan algunas de sus piezas maestras, cuentos y ensayos que consiguen su objetivo: abrir el apetito por seguir metidos en esa mente prodigiosa y tristemente enferma.

Tres casas para entrar a vivir ya

Posted by & filed under Novela gráfica.

'La casa. Crónica de una conquista'. Daniel Torres.

Definitivamente el noveno arte se ha enamorado de las casas. Para comprobarlo no tienen más que echarle un vistazo a la mesa de novedades de cualquier librería que cuide un poco la novela gráfica. Allí encontrarán los cimientos de tres obras que son tres casas, muy distintas pero complementarias, de papel pero acogedoras. Tres casas para entrar a vivir ya. Llamen a la puerta, pasen y lean.

La vida en torno a un puto reloj

Posted by & filed under Ensayo.

Relojes.

En una carta fechada en febrero de 1920 Albert Einstein le confiesa a un colega una pesadilla frecuente que le asalta por las noches: arde en el infierno y el cartero es el mismo diablo que al tiempo que le lanza fajos de cartas le recuerda a voz en grito que aún no ha contestado las anteriores. Casi un siglo después y cambiando el papel por el correo electrónico, seguro que no son pocos los que sienten hoy un agobio parecido cuando se meten en la cama después de un duro día de trabajo. En cien años la desazón del que no llega se ha multiplicado. “El tiempo, antaño sujeto pasivo, es un sujeto agresivo. Domina nuestras vidas. Y la tecnología lo acelera todo”. Es el triste diagnóstico de Simon Garfield (Londres, 1960), autor de ‘Cronometrados. Cómo el mundo se obsesionó con el tiempo‘. Garfield también tiene clara la identidad del culpable cuando afirma que “si el tiempo parece ir más rápido, es porque nosotros lo obligamos”.

Carta de amor al cine de los ochenta

Posted by & filed under Cine, Ensayo.

Dirty dancing.

Arriesgaré una teoría y una profecía: la primera es que no se ha dado nunca una relación tan estrecha y tan física con el cine de su época como la de aquellos que crecieron en los años ochenta; la segunda es que no habrá ya jamás otra generación tan marcada por las historias de la gran pantalla como aquella. Es realmente contradictorio si tenemos en cuenta que los críos de los años cuarenta, por ejemplo, solo tenían el cine (la televisión aún no estaba en condiciones de competir) y que los chavales de ahora tienen acceso a más información sobre cualquier película de la que podía disponer el mayor especialista hace treinta años.

Egeria, la primera aventurera española (X)

Posted by & filed under Viajes.

Sello dedicado a la monja Egeria.

Entre los viajes que tuvieron mayor difusión en el medio millar de años que duró el Alto Medievo destacan las peregrinaciones y las misiones. En relación a las primeras cabe señalar los viajes de peregrinación a Roma y, en menor medida, a Constantinopla y Jerusalén, hasta que el descubrimiento de los restos del apóstol Santiago (s IX) convirtió a Compostela en el principal centro de peregrinación y al Camino de Santiago en uno de los grandes ejes vertebradores de Europa. En este contexto resulta una rareza literaria las notas de viaje, redactadas al modo de las peregrinaciones o itinerarios, de Egeria (s. IV), una auténtica pionera entre las mujeres viajeras. Lo curioso del caso es que las notas estaban redactadas en forma de misiva o carta.

Más allá de los confines del mundo (IX)

Posted by & filed under Viajes.

Barco fenicio representado en los relieves del Palacio de Sargón II en Khorsabad, Irak. Hacia el siglo VIII a. C.

La cronología fenicia está sometida a una revisión permanente. Los hallazgos arqueológicos más recientes señalan la presencia de gentes procedentes de Tiro en tierras de Cádiz y Huelva al menos un milenio antes de Cristo, existiendo ya un comercio precolonial previo a la fundación de Gadir, hecho ocurrido con anterioridad a la construcción de Cartago (fechada en el siglo IX a. C.) y, al parecer, no mucho tiempo después de la destrucción de Troya. Los últimos datos aportados por las investigaciones arqueológicas parecen revalorizar algunas de las tradiciones literarias preservadas desde la Antigüedad, al tiempo que sitúan la presencia fenicia en el sur de la Península Ibérica en un marco histórico cercano al del rey de Tiro Hiram I, aliado de los reyes israelitas David y Salomón (todos ellos mencionados en ‘La Biblia’ y por el solvente historiador Menandro de Éfeso), confirman las “navegaciones a Tarsis” y corroboran el dominio comercial de los fenicios en el Mediterráneo a partir del siglo XII a. C.

A Séneca no le gustaban los viajes (VIII)

Posted by & filed under Viajes.

Manuel Domínguez Sánchez. El suicidio de Séneca (1871).

No obstante lo comentado en el capítulo anterior, las fuentes más directas de los relatos de viajes hay que buscarlas en las Historias, de Herodoto, s. V a. C., y en la Anábasis (relato de Jenofonte, s. IV a. C., acerca de la deserción de los mercenarios griegos que servían en el ejército de Ciro el Grande), los cuales nos llevan historia abajo hasta los viajes de Eratóstenes de Cirene (s. III a. C), Estrabón (s. I a. C.) –su Geografía en 17 libros todavía era considerada como libro de texto durante la Edad Media-, Plinio (s. I), Plutarco (s. I-II), Pausanias (s. II) y Claudio Ptolomeo (s. II), el astrónomo y geógrafo, espléndido en el error de situar la Tierra como centro del universo y excelente literato: “Bien sé que soy mortal, una criatura de un día. Pero si mi mente sigue los sinuosos caminos de las estrellas, entonces mis pies ya no descansan sobre la Tierra y voy junto a Zeus. Para tomar el fruto de la ambrosía, el manjar de los dioses”. La situación de la Tierra en el centro de un universo giratorio ya la había adelantado Aristóteles.

‘La Odisea’ de Homero… Y las otras odiseas (VII)

Posted by & filed under Viajes.

Lorenzo Costa el Viejo. La nave Argos. Entre 1500 y 1530.

Los mitos y leyendas son alimentos básicos de los que se nutre la cultura grecorromana. Por eso, no es de extrañar que su literatura viajera esté impregnada de relatos ficcionales. Es lo que sucede con ‘La Odisea‘ (Homero, s. VIII a. C.), que narra el intrigante y fabuloso itinerario salpicado de aventuras seguido por Ulises, “el hombre de muchos senderos, que anduvo errante mucho tiempo”, con principio y final en Ítaca, su patria y donde está su hogar, en el que le esperaban su esposa Penélope y sus hijos.

‘¡A Escena!’, la importancia del teatro en la escuela

Posted by & filed under Artes Escénicas, Documental.

CAIXAESCENA2

CaixaForum Madrid ha estrenado ‘¡A Escena!‘, el primer documental que muestra la importancia de las artes escénicas en la escuela. Producido por CaixaEscena, que celebra su décimo aniversario, este programa de la Obra Social “la Caixa” promueve la práctica teatral en los lugares de enseñanza con el objetivo de contribuir al desarrollo integral de niños y jóvenes. Tras el estreno oficial en Madrid, el documental se presentará a lo largo de este año al resto de centros CaixaForum.

Los viajes bíblicos (VI)

Posted by & filed under Viajes.

Peter Paul Rubens. El encuentro de Abraham y Melquisedec, hacia 1625. Museo del Prado.

No son pocos los investigadores que sostienen la consideración de literatura de viajes para determinados relatos bíblicos, algunos de los cuales se encuentran en los libros de mayor calidad literaria. Así sucede en ‘Génesis‘, cuyo nombre hace alusión al asunto del primer capítulo: el origen del mundo y del género humano.

En el principio fue el viaje (V)

Posted by & filed under Viajes.

Relieve de Gilgamesh.

Hay quien considera la primera de las grandes epopeyas literarias de la Humanidad, el ‘Poema de Gilgamesh‘, también como el primer ejemplo de literatura de viajes: por las peripecias narradas, por los nuevos mundos a los que lleva, por la sed de eternidad del que emprende el viaje, por las relaciones de amistad o enemistad a que da lugar, por la posibilidad que tiene el viajero de alcanzar un nombre imperecedero y no caer en el olvido.