laduda

Posted by & filed under Cine, Opinión.

De dudas, tiempos y actuaciones

Compartir:





Partamos de que La Duda es una película más que aceptable. Partamos de que ha contado (20 millones) con un presupuesto muy reducido para lo que en Hollywood se estila. Partamos de que el despliegue comercial que la acompaña crea una cierta resistencia (ese continuado anuncio de los premios sin fin que va a recibir termina por cansar). Partamos de que sus tan cacareadas interpretaciones son en algunos casos (Amy Adams y Viola Davis) realmente extraordinarias, aunque se ha enfatizado el duelo interpretativo entre Meryl Streep y Philip Seymour Hoffman como de una cuestión casi circense y eso tampoco ayuda.

Partamos, en fin, de que la adaptación cinematográfica de una de las obras teatrales más celebradas y polémicas de los últimos años La duda, que en su día obtuvo el Premio Pulitzer y fue representada en España como La sombra, con la participación de Pilar Bardem, es interesante y rezuma credibilidad y oficio.

Mejores propuestas

Dicho lo dicho, surgen los interrogantes sobre este pulso entre la directora de un colegio católico en el Bronx neoyorquino de los años sesenta, poco después del asesinato de Kennedy, una monja inflexible que gobierna el centro con mano de hierro, y un sacerdote de ideas abiertas que se erige en cómplice de los atemorizados alumnos.

Dos formas opuestas de entender la vida. Entre dudas, ella le acusa. Entre dudas; él claudica.

Tienen esos interrogantes que ver con el origen de ese aluvión de pre-premios y nominaciones que han metido a la película en una especie de carrera de récords. De ese planteamiento de combate de circo en las interpretaciones, al margen de que que, como queda dicho, sean muy estimables; de ese “esto es el no va más” que rodea cada una de las críticas vertidas. De esa, y nunca mejor dicho visión sagrada que algunos, muchos, demasiados, se empeñan en vender.

Y en la cartelera, no hay más que asomarse, hay sobradas propuestas de mayor calado.

 

La duda
Dirección: John Patrick Shanley.
Intérpretes: Meryl Streep. Philip Seymour Hoffman. Amy Adams y Viola Davis.
Drama/104 minutos/Estados Unidos.

 

Caso Button; marcha atrás

“La vida sería infinitamente más alegre si pudiéramos nacer con 80 años y nos acercáramos gradualmente a los 18.” Lo escribió Mark Twain, lo leyó Francis Scott Fitzgerald y le sirvió de inspiración para publicar en 1921 el excelente relato en el que se basa El curioso caso de Benjamin Button, la película que amparada en un despliegue comercial de enorme magnitud protagoniza Brad Pitt y cuenta la historia de un anciano que rejuvenece con el paso de los años.

Si La duda plantea dudas, la película sobre el caso Button, no. Estamos ante una propuesta fallida. Vendida también como algo excepcional que no es, a pesar de sus 13 nominaciones a los premios de la Academia de Hollywood y los aplausos desmedidos de buena parte de la crítica que hace dudar sobre si realmente la ha visto.

Si de lo que se trata es de hablar de efectos y caricaturizaciones, estamos ante un ejercicio ejemplar. Para transformar a Pitt en un anciano de 90 años se recurrió al software de los videojuegos más avanzados, a programas de reconocimiento facial que capturaron el movimiento del rostro del actor y derivaron en máscaras tridimensionales a las que se añadieron o quitaron arrugas, a tecnologías de ultimísima generación…

Pero el cine es mucho más. La historia se alarga interminablemente, las actuaciones dejan mucho que desear, con la excepción de la siempre correcta Tilda Swinton, “oscarizada” e inolvidable Reina de las Nieves de Narnia y, en definitiva, el público acaba por aburrirse y eso, después de tanto despliegue, es inaceptable.

 

El curioso caso de Benjamín Button
Dirección: David Fincher.
Intérpretes: Brad Pitt. Cate Blanchet. Taraji.p. Henson. Tilda Swinton.
Drama/160 minutos/Estados Unidos.

 

El otro

Y en las antípodas de lo comentado, sin ninguna alharaca ni truco marketiniano malvive en algunas pantallas El otro, un ejemplo de la magia que una película puede provocar en el espectador.

Hablamos de un viaje de negocios que se convierte en otro para el protagonista cuando al llegar a su destino descubre que el hombre que viajaba a su lado no despierta, y decide suplantarlo.

Casi como un juego y en secreto, toma la identidad vacante del otro, inventa una profesión y unas circunstancias y decide no regresar.

El viaje en sí, los cambios de nombre, las aventuras y los encuentros, las nuevas situaciones le instalan en una travesía hacia el descubrimiento de sus gustos reales, de sus instintos…en la certeza de que la vida no tiene porqué ser una y que ésta que ahora eligió vivir tampoco es la única posible.

El otro
Dirección: Ariel Rotter.
Intérpretes: Julio Chávez. Inés Molina. María Ucedo. Arturo Gotees.
Drama/ 85 minutos/ Argentina, Francia y Alemania.

Más sobre: