En 1960, Hitchcock estaba en su apogeo. Por entonces la mayoría de los cines proyectaban sesiones continuas que incluían una película principal, otra de menor calado, un cortometraje e incluso un noticiero. Los espectadores salían y entraban de la sala en cualquier momento, algo que molestaba profundamente al director.

En ese punto rodó Psicosis, un filme que da continuas pistas falsas sobre el posible asesino, algo que sólo queda desvelado en un quiebro final muy, muy cinematográfico. Por esa razón exigió que a la entrada de los cines en los que la película se proyectaba figurase un cartel que rezaba: “Nadie… absolutamente nadie será admitido después del comienzo de Psicosis“, al tiempo que el propio Hitchcock protagonizaba la imagen inicial de la proyección pidiendo: “Vean la película desde el principio y, bajo ningún concepto desvelen el final, es el único que tenemos”.

Aquella petición y aquella prohibición despertaron una curiosidad que varió el rumbo de las sesiones y la gente se fue acostumbrando a ver las películas de principio a fin. Si a eso se le añade que a mitad de metraje se produce la acción que gravita sobre el conjunto de la historia, puede afirmarse que esa escena contribuyó, como asegura el documental de Alexandre O. Philippe, a cambiar el cine.

La película analiza plano a plano, –52 en total–, y a través del análisis de figuras del panorama cinematográfico mundial como, entre otros, Guillermo del Toro, Jamie Lee Curtis, Elijah Wood, Peter Bogdanovich, Leigh Whannell, Eli Roth o Danny Elfman, el icónico asesinato. El momento en el que mientras se ducha Marion Crane (Janet Leigh) muere apuñalada a través de una cortina a manos de alguien que no vemos mientras el rostro de la víctima se desencaja y sus ojos sin vida siguen mirando sin ver mientras la sangre y el agua se pierden por el desagüe.

Una ducha, un lúgubre motel de carretera, un asesino sin rostro y la terrible historia de una obsesión forjaron una obra maestra que nos hizo ver que el suspense forma parte de la historia de lo mejor de las pantallas. 78/52 La escena que cambió el cine, un desvelador documental, lo deja claro.

78/52 La escena que cambió el cine

Dirección: Alexandre O. Philippe
Con la colaboración de: Guillermo del Toro, Jamie Lee Curtis, Elijah Wood, Peter Bogdanovich, Leigh Whannell, Eli Roth y Danny Elfman
Música: Jon Hegel
Fotografía: Robert Muratore
Estados Unidos / 2017 / 91 minutos
Distribuidora: Sherlock Films