Túnez es el único país en el que triunfó la conocida como Primavera Árabe. Como señalan los observadores políticos, aquella polvareda revolucionaria que provocó en 2011 la caída del presidente Ben Ali tiene mucho que ver con el elevado número de yihadistas que allí tienen su origen.

En ese entorno cerrado, Hedi es un joven sumiso, callado, que en principio parece abocado a aceptar la vida que han trazado para él. La cámara se acerca a su historia la misma semana en que va a contraer matrimonio con Khedija, una muchacha que no ha sido elegida por él. Como en tantas otras decisiones, ha sido su madre la que ha dispuesto su destino y pactado un casamiento que, en principio, él parece dispuesto a acatar.

Pero en los días previos a la boda, su jefe –Hedi trabaja como vendedor en una empresa de coches– lo envía a la ciudad costera de Mahdia, en donde el protagonista conoce a Rym, una atractiva animadora de un hotel por la que se siente irremisiblemente atraído y con la que poco a poco establecerá una apasionada relación.

Entre tanto prosiguen los preparativos del enlace mientras Hedi vive el debate crucial de su vida: elegir entre lo que el corazón le pide y el terrible peso que, de la mano de la familia, la tradición establece.

Nadie diría que este es el primer papel de Majd Mastoura en el cine. Entre silencios y gestos casi imperceptibles logra transmitir el debate interno que su personaje libra, algo que solo está al alcance de actores consumados. Vivimos sus dudas y su escepticismo para, finalmente, sentirnos cómplices de sus decisiones.

“Mi intención ha sido levantar el velo que esconde la vida de los jóvenes tunecinos… jóvenes que intentan encontrar un camino y que, a veces, consiguen ir hacia adelante y otras muchas solo pueden, o solo se les permite, retroceder”, señalaba el director en la presentación de su retadora apuesta.

HediHedi. Un viento de libertad
Dirección y guion: Mohamed Ben Attia
Intérpretes: Majd Mastoura, Rym Ben Messaoud, Sabah Bouzouita, Omnia Ben Ghali
Fotografía: Frédéric Noirhomme
Música: Omar Aloulou
Túnez, Bélgica, Francia / 2016 / 93 minutos