Nacido en Alejandría en 1932 con el nombre de Michel Demitri Chalhoub en el seno de una familia cristiana acaudalada, Sharif se interesó por la interpretación mientras estudiaba física y matemáticas en la Universidad de El Cairo. Debutó en el cine en 1954 con Shaytan al-Sahra, donde conocería al gran amor de su vida, la también actriz Faten Hamama. Al año siguiente trabajó con el gran cineasta egipcio Youssef Chahine en Siraa Fil-Wadi (y fue al festival de Cannes en 1955) y se casó con Hamama.

La pareja tuvo un hijo, Tarek, que encarnó a Yuri en Doctor Zhivago, pero se divorció en 1974. Pese a su imagen de galán y soltero codiciado, Sharif no se volvió a casar y siempre afirmó que jamás se había vuelto a enamorar.

En poco más de seis años filmó en su país 18 películas seguidas y se convirtió en el gran galán del cine egipcio. En 1962, David Lean visitó el país para rodar parte de Lawrence de Arabia, donde eligió a Sharif para encarnar al jerife Alí. Por ese drama ganó fama mundial, un Globo de Oro y su única candidatura al Oscar.

Su segundo Globo de Oro le llegó con su otra colaboración con David Lean: Doctor Zhivago, papel que le consagró de manera definitiva en el cine, convirtiéndole en uno de los pocos actores árabes en triunfar en Hollywood.

Su único César, el gran galardón del cine francés, lo ganó con El señor Ibrahim y las flores del Corán en 2003.

A lo largo de su vida pasó temporadas en España, país que conoció gracias a varios rodajes, y hablaba un español fluido. En nuestro país se estableció parte de su familia. En Madrid, en el barrio de Salamanca, aún está abierta la tienda de camisas de algodón egipcio Sharif.