Con un total de 1.887 cortometrajes recibidos en preselección, el jurado ha tenido que llevar a cabo un minucioso trabajo para conseguir una selección a la altura de la cita oscense. “Todos los miembros han destacado la dificultad de la selección por la elevada calidad de los trabajos presentados”, comenta Azucena Garanto, su directora.

El festival, uno de los más antiguos de España en el mundo del cortometraje, se mantiene fiel a su espíritu de búsqueda de nuevos talentos. Muestra de ello son las 32 óperas primas que han entrado en la selección final, lo que representa casi un 40% del total de títulos que participan. También hay espacio para nombres consagrados. Entre ellos cabe destacar el de la realizadora española Gracia Querejeta, que competirá en el concurso iberoamericano con su obra Cordelias.

La animación muestra una vez más su creciente peso con un total de 15 propuestas repartidas en los tres concursos, incluido el documental, donde competirá el cortometraje griego A portrait, de Aristotelis Maragkos. Este género ha tenido un gran protagonismo en los últimos años, logrando alzarse en la pasada edición con algunos de los principales premios gracias a dos títulos, Padre y Hollowd land.

La 43 edición, que tendrá lugar del 13 al 20 de junio, ha dado a conocer además los premios homenaje, que este año serán para la actriz Silvia Abascal y el realizador francés Laurent Cantet. “La esencia del festival son los cortometrajes a concurso y estamos convencidos de que el público disfrutará de la selección oficial y de alguna otra novedad que se dará a conocer en las próximas semanas”, explica Garanto.