Si ya es extraño un hipotético ejercicio de tener que ver lo que ve alguien que no existe, más extraño y disparatado sería esforzarse por ver algo que supuestamente vio alguien que jamás existió. Esto pasa con el mayordomo de esta obra de Orton: ni está, ni se le espera, porque no existe.

El dramaturgo utilizó para el título de su obra el nombre que se le puso en Reino Unido a miles de singulares máquinas tragaperras de principios del siglo XX, “What the butler saw”, que por un penique mostraban una secuencia de fotos eróticas. Era como mirar por el ojo de una cerradura, y es que la curiosidad es un impulso que se puede volver patológico.

La obra, interpretada por Pep Munné, Marta Belenguer, Carmen Barrantes, Luis Fernando Alvés, Mundo Prieto, Carolina Lapausa y Raúl Mérida, comienza en el despacho de la clínica mental del doctor Prentice a primera hora de la mañana. El doctor le está realizando una entrevista de trabajo a Geraldine, una joven candidata a secretaria. Pero el prestigioso psiquiatra se interesa por algo más que por las capacidades laborales de la encantadora muchacha a la que pretende someter a unas extravagantes pruebas físicas.

Ceremonia de la confusión

Cuando ya se ha iniciado el disparatado test entra súbitamente en la consulta la señora Prentice que viene de pasar un fin de semana con un colectivo de lesbianas. A partir aquí, en un único espacio y a lo largo de un solo día, seis personajes, el doctor, su voluptuosa esposa, la ingenua candidata a secretaria, el crápula botones de hotel, el irracional inspector de salud mental y un inepto policía, conducirán al espectador por una escalada de absurdas situaciones, no exentas de crítica social, motivadas por el infalible recurso cómico del quid pro quo.

Orton no vio esta gran farsa de enredo y enloquecida ceremonia de la confusión terminada, ya que murió asesinado por su amante. Como él mismo escribió en su diario, “ser joven, guapo, sano, famoso, relativamente rico y feliz es seguramente algo que va contra natura”.

  • De martes a viernes a las 20.30 h. / Sábados a las 19.00 y 21.30 h. Domingos a las 19.00 h.

Lo que vio el mayordomo