La directora general adjunta de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, Elisa Durán, y la comisaria de la exposición, Bénédicte Gady.

Posted by & filed under Artes Visuales, Museos.

Events > 2016 > marzo > Versalles y el virtuosismo de Charles Le Brun

About this event:

Created by carlos

CaixaForum Madrid

Versalles y el virtuosismo de Charles Le Brun

La directora general adjunta de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, Elisa Durán, y la comisaria de la exposición, Bénédicte Gady.
La directora general adjunta de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, Elisa Durán, y la comisaria de la exposición, Bénédicte Gady.
Compartir:





Valoración de evento:
Tu valoración: 0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5
Regístrese por favor para poder votar

Tres siglos y medio después de su realización, las grandes decoraciones del Palacio de Versalles no han perdido su poder de fascinación. Hasta el 21 de junio, CaixaForum Madrid acoge 'Dibujar Versalles', una exposición que permite adentrarnos en ellas a partir de los bocetos y dibujos preparatorios que realizó Charles Le Brun (1619-1690) para la Escalera de los Embajadores y la Galería de los Espejos.

Events > 2016 > marzo > Versalles y el virtuosismo de Charles Le Brun

About this event:

Created by carlos

CaixaForum Madrid

Los cartones –dibujos a escala 1:1– muestran el virtuosismo de Le Brun como dibujante, su talento para la construcción de escenas y la fuerza que les imprime. Son estudios de personajes, figuras alegóricas, trofeos y animales que se integraron en las composiciones, concebidas como grandes rompecabezas simbólicos.

De forma excepcional, el Museo del Louvre conserva una abundante colección de estos cartones, y, gracias a la Obra Social ”la Caixa”, se ha podido llevar a cabo una importante campaña de restauración.

La exposición incluye una selección de 74 obras del artista francés, conocido por ser el primer pintor de Luis XIV. Entre ellas destacan 36 de los cartones que realizó como dibujos preparatorios para la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles, su gran obra, y para la Escalera de los Embajadores, destruida en 1752. Este préstamo excepcional se complementa con bocetos y grabados.

Los bocetos y cartones fueron confiscados por Luis XIV a la muerte del artista, gracias a lo cual han llegado hasta nuestros días. La inmensa mayoría de esos cartones de grandes dimensiones (algunos alcanzan los 3 × 4 metros) se exponen al público por vez primera desde el siglo XVIII.

La muestra se ha concebido con un claro componente pedagógico —para dar a conocer las distintas técnicas empleadas para ‘trasladar’ los cartones al techo, así como el proceso de restauración llevado a cabo— y escenográfico, reproduciendo la Galería de los Espejos y la desaparecida Escalera de los Embajadores.

Gravedad y dramatismo

Los dibujos de Le Brun brindan la oportunidad de contemplar la decoración ya desaparecida de la mítica escalera, con figuras a escala natural y con la gravedad y el dramatismo del dibujo realizado a lápiz negro.

Era el primer espacio de representación del poder del rey en Versalles: la escalera que conducía a los Grandes Aposentos del rey. Fue concebida alrededor de 1671 y decorada entre 1674 y 1679, desapareciendo en 1752, bajo el reinado de Luis XV.

Le Brun sacó un partido extraordinario de un lugar estrecho que solo recibía luz cenital. Dilató el espacio recurriendo a la ilusión óptica, y mezcló ficción y realidad para crear un ambiente alegórico que representaba el regreso de Luis XV tras una de sus victorias militares. Alrededor del rey dispuso las naciones de los cuatro continentes, los dioses de la Antigüedad, victorias, amorcillos y artes: una representación monumental en honor y gloria del monarca absoluto.

Los cartones demuestran que Le Brun trabajó hasta el último momento en la Escalera de los Embajadores realizando retoques y mejorando los dibujos.

Paso a paso

Gracias a los cartones se puede seguir el proceso de trabajo del artista paso a paso, desde los primeros apuntes, en formatos pequeños y con la fuerza del trazo en movimiento, hasta los dibujos finales, del mismo tamaño que las pinturas. También se puede contemplar las copias en grabado del conjunto de la obra, que se realizaron con la intención de darla a conocer más allá de las fronteras de Francia para contribuir a la fama del monarca.

En la pintura europea, la tradición dictaba que la figura del rey se viera encarnada en una figura mitológica: Apolo, Hércules. Sin embargo, Le Brun presenta al rey a la cabeza de sus tropas, con una coraza antigua y una peluca moderna, actuando con los dioses y las alegorías.

El techo de la galería narra la epopeya de Luis XIV desde la decisión del rey de gobernar por sí mismo hasta el final de la guerra de Holanda. Uno de los episodios más famosos de esta guerra, el Paso del Rin (1672), se muestra a través de los cartones tal y como se encontraron en el estudio de Le Brun.

Las obras han sido sometidas a una completa restauración, realizada específicamente para su exhibición en CaixaForum Barcelona y Madrid. En cada centro se han presentado diferentes obras dada su delicada conservación. Este vídeo corresponde a la exposición celebrada en la ciudad condal.

Las diversas naciones de Europa. Lápiz negro, tiza blanca, cuadriculación a lápiz negro e incisiones. 168 x 233 cm. Photo © RMN-Grand Palais (musée du Louvre) / Christophe Chavan.

Las diversas naciones de Europa. Lápiz negro, tiza blanca, cuadriculación a lápiz negro e incisiones. 168 x 233 cm. Photo © RMN-Grand Palais (musée du Louvre) / Christophe Chavan.

 

Pintor de Luis XIV durante dos décadas

Nacido en 1619 de padre escultor y modesto grabador de lápidas funerarias, y de madre de familia de calígrafos, Charles Le Brun (1619-1690) pronto fue descubierto por el canciller Séguier, quien le otorgó su protección y lo envió a Italia. A su regreso, Le Brun multiplicó los trabajos de decoración en París y en Vaux-le-Vicomte, antes de ponerse al servicio en exclusiva de Luis XIV. Gracias al apoyo incondicional de Jean-Baptiste Colbert, Charles Le Brun fue primer pintor del rey desde 1664 hasta 1683.

En 1682, Luis XIV trasladó a Versalles la corte de Francia. La ciudad se convirtió durante un siglo en el centro político y administrativo del reino. A lo largo de los veinte años anteriores, Versalles había vivido en una obra permanente que permitió remodelar el parque, multiplicar los edificios y adornar los aposentos con grandes ciclos decorativos dedicados a la gloria del monarca.

Le Brun fue el responsable de planificar esta obra, a la que confirió un tratamiento orquestal: participaron en ella cientos de artistas y artesanos, los mejores de cada disciplina.

Le Brun elaboró personalmente algunas piezas, entre las que destacan dos impresionantes composiciones: la Escalera de los Embajadores y la Galería de los Espejos, un conjunto de pinturas de su época madura que son de una belleza conmovedora.

Charles Simonneau, Techo de la Gran Escalera de Versalles. Aguafuerte y buril. 38,7 x 70,5 cm. Tiraje de la calcografía de la plancha de cobre. Photo © RMN-Grand Palais (musée du Louvre).

Charles Simonneau, Techo de la Gran Escalera de Versalles. Aguafuerte y buril. 38,7 x 70,5 cm. Tiraje de la calcografía de la plancha de cobre. Photo © RMN-Grand Palais (musée du Louvre).

Comentarios

  • (will not be published)