Exposicion "Mural. Jackson Pollock. La energia hecha visible"

Posted by & filed under Museos, Pintura.

Events > 2016 > abril > El 'Mural' de Pollock visita Málaga

About this event:

Created by carlos

Museo Picasso Málaga

El ‘Mural’ de Pollock visita Málaga

Exposicion "Mural. Jackson Pollock. La energia hecha visible"
Exposicion "Mural. Jackson Pollock. La energia hecha visible"
Compartir:





Tipo de evento:
Pintura
Fecha:
Del 21 abril al 11 de septiembre 2016

Comisario:
David Anfam

Valoración de evento:
Tu valoración: 0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5
Regístrese por favor para poder votar

Tras su paso por la Peggy Guggenheim Collection de Venecia y el Deutsche Bank Kunsthalle de Berlín, el célebre 'Mural' (1943) de Jackson Pollock (1912-1956) llega al Museo Picasso Málaga en la exposición 'La energía hecha visible'. Será la primera, y por motivos de conservación posiblemente la última vez, que esta obra pueda verse en España.

Events > 2016 > abril > El 'Mural' de Pollock visita Málaga

About this event:

Created by carlos

Museo Picasso Málaga

De más de dos metros de alto por seis de largo (242,9 x 603,9 cm) Mural fue la respuesta de Jackson Pollock a un encargo de la galerista y coleccionista Peggy Guggenheim, quien deseaba una obra para su residencia que, a la vez, subrayara su apoyo a los jóvenes artistas que había comenzado a mostrar en su galería. El encargo se formalizó en julio de 1943 y el resultado es una obra clave en el desarrollo del arte moderno estadounidense por una combinación única entre la energía de su pincelada, la libertad de los trazos, el tamaño del lienzo y una singular abstracción en la que deja espacio para una sugerencia abierta de formas. A propósito del tema, Pollock indicaría años más tarde: “Es una estampida… […] Cada animal en el oeste americano, vacas y caballos y antílopes y búfalos, todos a la carga a través de la maldita superficie”.

La visión de Pollock puede deberse al recuerdo de su infancia en el Oeste Americano y aunque las formas pueden adivinarse, el primer impacto es el de abstracción y libertad frente a las restricciones impuestas por las figuras.

La tremenda energía que Pollock proyectó en Mural y la gran escala empleada abrieron horizontes desconocidos hasta entonces en su obra y en la de otros artistas que empezaban a experimentar con nuevas formas de pintura, cada vez más abstractas, cada vez menos objetivas, que ya no estaban tan centradas en escenarios o lugares de EE.UU.

 

En Mural, Jackson Pollock resume muchas de las influencias artísticas que había recibido desde sus inicios, como su admiración por los muralistas mexicanos y, en parte, por el artista vivo más célebre de aquel momento: Pablo Picasso. Había visto en Nueva York el Guernica, que le causó una honda impresión que afloró en trabajos como este gran lienzo, que Guggenheim donó al University of Iowa Museum of Art.

El Guernica y sus estudios le subyugaron. En dibujos y al menos en dos pequeñas pinturas abordó motivos específicos de esa obra de Picasso. Lee Krasner, artista y mujer de Pollock, en una entrevista de 1969, afirmó: “no cabe ninguna duda de que admiraba a Picasso y al mismo tiempo competía con él, quería superarle”. Narra que un día, cuando Pollock y ella aún vivían en Nueva York, oyó caer algo en el estudio y a continuación Pollock gritó: “¡Maldita sea, a este tío no se le escapó nada!”. Cuando Krasner fue a ver qué había pasado, le encontró mirando al vacío y un libro de Picasso tirado en el suelo.

Jackson Pollock vio por vez primera el Guernica de Picasso en 1939 en la exposición de la Galería Valentine y más tarde, en noviembre de ese mismo año, en la retrospectiva dedicada a Picasso en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), en donde desde 1944 permaneció en depósito hasta su traslado definitivo a España en 1981.

Además, Pollock admiró la obra de otros grandes creadores presentes en el arte español, como Joan Miró o El Greco. De este último le llamaba poderosamente la atención la intensidad espiritual de sus obras, pues creía que para que el arte fuera verdaderamente poderoso, tenía que trascender y mediar para que brotaran emociones más profundas.

Punto de inflexión

Jackson Pollock con el lienzo sin pintar de Mural, 1943. Fotografía de Bernard Schardt. Pollock-Krasner House and Study Center, East Hampton, Nueva York. Donación de Jeffrey Potter.

Jackson Pollock con el lienzo sin pintar de Mural, 1943. Fotografía de Bernard Schardt. Pollock-Krasner House and Study Center, East Hampton, Nueva York. Donación de Jeffrey Potter.

Jackson Pollock nació en Cody, Wyoming, en 1912 y creció en California. Desde su adolescencia sintió interés por el arte. En 1930 se traslada a Nueva York, en donde, como muchos artistas que crecieron en los años de la Depresión y de la Segunda Guerra Mundial, fue educado en el Regionalismo o la representación realista de escenas y tipos del Medio Oeste americano. También se interesó por los principales movimientos del arte moderno europeo, como el Surrealismo, que le lleva a profundizar en la idea del arte como expresión de la mente inconsciente y posteriormente llegar a la Abstracción.

En Nueva York también conoce y admira el trabajo de los muralistas mexicanos David A. Siqueiros y José C. Orozco que participaban junto a él en un programa federal para artistas y allí también tiene la oportunidad de ver al pintor Diego Rivera mientras éste realiza el mural para el edificio del Rockefeller Center. A comienzos de los años cuarenta conoce a su compañera y futura esposa, la también artista Lee Krasner, quien le ayudará a centrar su energía en la pintura.

La realización en 1943 de Mural para Peggy Guggenheim es un punto de inflexión en su carrera, pues además de suponerle el reconocimiento dentro del mundo artístico, entrañó una evolución desde la figuración pictórica hacia el expresionismo abstracto, considerado hoy como el primer movimiento genuinamente estadounidense del siglo XX y exponente de la libertad de EE.UU. La obra fue precursora de la técnica que cuatro años más tarde se convertiría en la más conocida de este artista: el dripping o técnica del vertido.

Reconocimiento y fama

Pollock comenzó a realizar drip paintings tras contraer matrimonio con Krasner en 1945 y mudarse desde Manhattan a Long Island. Este cambio de residencia coincide con un cambio en su estilo y el nacimiento del trabajo que le dio su máximo reconocimiento y fama. Sus drippings consistían en verter o hacer gotear la pintura sobre un lienzo –generalmente de grandes dimensiones– colocado en plano sobre el suelo de su estudio. Este método fomentaba un tipo de línea presentida, que ya no indicaba el borde de un plano, sino una especie de “lugar” ópticamente impreciso.

A comienzos de los años cincuenta ya se había convertido en un icono cultural durante la guerra fría, siendo el máximo representante de lo que se llamó action painting o pintura en acción, que apostaba por la energía del proceso pictórico frente a una aplicación cuidadosa con el pincel. En 1956, el MoMA preparaba una gran retrospectiva de su obra, que se convertirá en un gran homenaje tras su muerte ese mismo agosto en un accidente de automóvil, a los 44 años.

Comisariada por David Anfam, Senior Consulting Curator del Clyfford Still Museum de Denver (EE.UU.), y organizada por el University of Iowa Museum of Art, la exposición Mural. Jackson Pollock. La energía hecha visible muestra por primera, y quizás última vez en España, este monumental lienzo, que ha viajado a Europa tras un periodo de dos años en el que ha sido restaurada en el Getty Conservation Institute de Los Ángeles.

Periplo europeo

Mural llega al Museo Picasso tras ser exhibida en la Peggy Guggenheim Collection de Venecia y en la Deutsche Bank Kunsthalle de Berlín. Continuará su periplo mostrándose en la exposición Abstract Expressionism de la Royal Academy of Arts de Londres.

En torno a Mural, la exposición reúne una selección de 41 obras, entre las que se encuentra una selección de pinturas de Pollock, así como obra de otros creadores como Adolph Gottlieb, Lee Krasner, Roberto Matta, Robert Motherwell, David Reed, Antonio Saura, Charles Seliger, David Smith, Frederick Sommer, Juan Uslé y Andy Warhol. Entre las obras expuestas se muestra una selección de fotografías de autores como Herbert Matter, Barbara Morgan, Aaron Siskind and Gjon Mili, que indagan en la relación entre la obra de Pollock y la denominada fotografía de acción.

De esta forma, el Museo Picasso Málaga vuelve a abordar las variables en clave de antagonismos o efectos que la obra de Pablo Picasso manifiesta en artistas de generaciones posteriores, desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad.

Continúa así con la línea expositiva iniciada con las exposiciones como las de Bill Viola (2010), Martin Kippenberger (2011), Richard Prince (2012) o Louise Bourgeois el año pasado, reseñada por los críticos como una de las mejores exposiciones en España de 2015.

Actividades paralelas

El Museo Picasso Málaga y la editorial Antonio Machado Libros han publicado La energía visible. Jackson Pollock. Una antología. El libro forma parte de la colección La balsa de la medusa, dirigida por Valeriano Bozal, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid. Con edición a cargo del director artístico del MPM, José Lebrero Stals, la publicación reúne una antología de textos –la gran mayoría traducidos por primera vez al español– que permiten comprender tanto la obra de Pollock, así como la complejidad de esta. Del mismo modo, la editorial Thames & Hudson ha publicado un libro que, escrito por David Anfam, indaga en el significado de Mural y su contexto artístico.

En lo que respecta a las actividades culturales, éstas comenzarán el jueves 21 de abril a las 19.00 h con la primera sesión de un ciclo de encuentros dedicados a reflexionar en torno la obra de este artista, el Expresionismo abstracto y la conformación de la imagen del artista, así como a los complejos procesos de restauración de obras de gran formato. A lo largo de tres sesiones repartidas entre abril y junio, este ciclo contará con la participación del comisario David Anfam;  el crítico y editor Fernando Huici; el académico José Manuel Cabra de Luna; el director artístico del Museo Picasso Málaga, José Lebrero Stals; el artista Isidoro Valcárcel Medina; los directores de documentales Miguel Álvarez-Fernández y Luis Deltell; el galerista Alfredo Viñas; y los conservadores Yvonne Szafran (Getty Museum) y Jorge García Gómez-Tejedor (MNCARS).

La exposición será asimismo el tema central de las visitas guiadas tituladas Charlas en el Museo, que tienen lugar todos los sábados a las 12.00 h. Para participar, tan sólo es necesario inscribirse en la Taquilla, pues la visita es gratuita con la adquisición de la entrada.

Cada día, en la sala de proyección del Museo, a las 11.00, 14.00 y 17.00 h se emitirá el documental Jackson Pollock (1912-1956). Dirigida en 1987 por Kim Evans, en sus 52 minutos de duración la película recorre la vida del artista y desde su niñez en Wyoming hasta su muerte en Long Island, para lo que cuenta con abundante material de archivo y entrevistas realizadas a sus contemporáneos, amigos y especialistas en arte, como Lee Krasner, Elaine de Kooning o Elizabeth Pollock.

Destaca también en la programación la celebración de dos días especiales dedicados a la exposición. Serán los sábados 25 de junio y 10 de septiembre y durante estas jornadas habrá actividades para niños, familias y adultos. Las actividades previstas para estos días concluirán con cine de verano en el jardín del Museo, en donde se proyectará la célebre película Pollock (2000), producida, dirigida y protagonizada por Ed Harris.

Más sobre: David Anfam, Jackson Pollock, Museo Picasso Málaga, mural

Comentarios

  • (will not be published)