Durante casi cincuenta años, las obras de Rosler han examinado con una mirada crítica los mecanismos de la cultura contemporánea. Aunque su trayectoria incluye performances, fotografías, instalaciones y ensayos, es conocida sobre todo por sus creaciones en vídeo. Refiriéndose a su obra, la artista ha escrito: “Quiero hacer un arte sobre lo común y corriente, un arte que ilumine la vida social”.

Martha Rosler. Prototype: God Bless America!, 2006.

Martha Rosler. Prototype: God Bless America!, 2006.

Colección MACBA. Martha Rosler: God Bless America! se centra en esa producción videográfica de la artista a través de 11 obras realizadas desde los años setenta hasta 2006. La exposición muestra los ejes críticos de su trabajo, en los que se aborda la política como ejercicio ideológico del poder, jerarquía de clase e interés económico, en especial a través del imperialismo estadounidense y del control social sobre el cuerpo de las mujeres.

Junto a vídeos antibelicistas como el que da título a la exposición, las obras seleccionadas por la comisaria Tanya Barson tratan temas como la inmigración, la explotación laboral, la complicidad entre las corporaciones multinacionales, el Gobierno de Estados Unidos y los regímenes dictatoriales de Latinoamérica, y las transgresiones de la vida privada cometidas por el poder del Estado.

Un segundo grupo de vídeos, relacionado con el anterior, gira en torno al análisis de género. Rosler explora la esfera doméstica y la instrumentalización del cuerpo de la mujer por parte de los medios de comunicación, la industria de la moda y la publicidad, así como en el ámbito legal, médico y científico.