Gil Antonio Munuera. Carbono.La muestra refleja la constante preocupación del artista a través del juego entre luces y sombras que simbolizan esa pulsión entre materia y energía, lo visible y lo invisible… El carbono es un elemento fundamental de los compuestos orgánicos, la base de la vida. Se presenta bajo tres formas en la naturaleza: diamante (luz), grafito (dibujo) y carbón (sombra).

Las obras de Munuera siempre han girado en torno a esa profunda, compleja y contradictoria relación que el hombre ha mantenido con la naturaleza. Y lo hace con instrumentos y medios gráficos ligados con la fotografía y el dibujo. Para el artista, “la fotografía es un medio que amplifica el sentido de mi pintura”. Su proceso de trabajo consiste en “buscar detalles en la naturaleza que me gusten, fotografiarlos, ampliarlos y llevarlos hasta el campo de la pintura”.

En ambos casos, la importancia fundamental del binomio luz/sombra funciona como un correlato visual del par energía/materia. Lo visible y lo invisible, lo evidente y lo oculto, se entrecruzan como destellos fugaces que activan la imaginación del visitante y operan sobre la memoria tan atestada de información como adormecida. Estos trabajos prosiguen el camino de exploración interior, buscando posibles intersecciones entre mente y materia que se hacen realidad en las obras.

Mediante un amplio abanico de recursos plásticos en función del punto de vista elegido, lo micro y lo macro muestran distintas relaciones de parentesco tan directas en la forma como evocadoras en el fondo.

Arte y ciencia

Gil Antonio Munuera (Murcia, 1980) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia. Ha participado en colectivas y ferias de arte, y presentado sus realizaciones en exposiciones individuales abiertas en Valencia, Murcia o Berlín.

Artista multidisciplinar, en su trabajo constata un agudizado interés en las posibilidades de la pintura como proceso y en sus cualidades transformadoras. En su obra, la dicotomía arte/ciencia tiene un papel protagonista, que es puesta en relevancia al abordar temas como el de la visión, la atención del espectador frente a la obra, lo oculto y la trasformación de los símbolos visuales, la transición entre lo físico y lo psicológico.