El punto de partida es la desaparición de uno de los personajes, hecho que hará que todos comiencen a cuestionarse su forma de entender la vida y las relaciones. ¿Qué habría ocurrido si hubiera tomado la decisión que me dictaba el corazón en lugar de hacer lo que se esperaba de mí? El miedo al compromiso o quizás el puro hartazgo que produce ese compromiso. Saber que no eres tú sino una réplica de lo que se entiende que tienes que ser tú. El amor con toda su fuerza irrumpe en nuestras vidas sin avisar…

El cíclope y otras rarezas de amor. Foto: David Ruiz.En palabras del director, “este montaje es un espacio lumínico y el rastro de un juego de rayuela, que se dibuja y se borra, un esqueleto corpóreo que se monta y desmonta con la misma facilidad con que se dibujan las rayas del popular juego. En este espacio, arropado por la música que ayuda a transitar las emociones, contamos una historia en la que el amor no es lo que parece ni lo que nos han contado”.

“Todos y cada uno de los personajes transitan durante unos segundos en un lirismo que eleva sus almas, sus pensamientos y su lenguaje. La única técnica posible para llevar a escena la búsqueda insaciable de amor de estos cinco personajes es la observación”, explica Vidal, que apuesta por un texto directo que incorpora un lenguaje de fuerte potencial poético. El resultado es un puzle escénico que presenta una realidad muy diferente a los cuentos de hadas.

  • De miércoles a viernes a las 20.30 h. / Sábados a las 19.00 y 21.30 h. / Domingos a las 19.30 h.

El cíclope y otras rarezas de amor. Foto: David Ruiz.