A la inauguración asistieron los ganadores de la última edición: Miguel Ángel Villarino Pérez, que se alzó con el premio dotado con 25.000 euros por su obra Del Camino y Los Laberintos; Blanca Gracia Gallego, ganadora de la Beca Mario Antolín (8.000 euros) por su Teoría de la Ventana Rota; Federico Miró Jurado, que recibió el Premio a la Innovación gracias a Sin título, de la serie La densidad de la Urdimbre, así como el ganador de la categoría infantil, el madrileño de 11 años Mario Fernández García, por su obra Over the city.

Con este galardón la compañía busca reconocer e impulsar el talento. Desde 1986 han participado en él más de 22.000 artistas con obras de todos los estilos. En esta 32 edición, el jurado ha realizado la selección entre los más de 1.200 artistas participantes de toda España, que presentaron un total de 3.000 obras a concurso, un año más récord de participación.

Ganador 32 Premio BMW de Pintura. Miguel Ángel Villarino Pérez (Morales de Rey, Zamora. 1959), Del camino y los laberintos, acrílico sobre lienzo 2017, es una obra perteneciente a la serie Trabajos y afanes del vagamundo, donde el artista continúa el viaje iniciático emprendido años atrás en sus series Alicia y el caballero, La casa de Asterión, El sueño del caballero o Ubi libertas-Ibi Patria. En esta serie se invita al espectador a emprender un viaje en el que acompañará al artista por los diferentes laberintos que se presentarán a lo largo del camino.

Beca Mario Antolín de Ayuda a la Investigación Pictórica. Blanca Gracia Gallego (Madrid, 1989). Teoría de la Ventana rota. En 1969, el psicólogo Philip Zimbardo abandonó un coche sin matrícula y una ventana rota en el conflictivo barrio del Bronx, y otro en igual estado en un vecindario pudiente de California. Al termino del experimento, ambos coches habían quedado destrozados, concluyendo que eventos similares pueden ocurrir en cualquier comunidad civilizada cuando la normativa impuesta se difumina debido al deterioro del entorno. Así, surgió la Teoría de la Ventana Rota, que da nombre a este cuadro, el cual constituye la pieza central del proyecto Walkabout.

Dicho trabajo en su conjunto muestra las distintas etapas de un viaje concéntrico valiéndose de la estructura de un rito de paso inventado. Este lienzo retrata la fase intermedia del recorrido, en la cual, tras alejarse de la polis y adentrarse en lo desconocido, el individuo se vuelve ambiguo, de manera que la suspensión de las reglas ordinarias de la vida le conducen a un estado “liminal” que carece de estructuras o jerarquías. Mientras, la escena representada posiciona al espectador a modo de voyeur o vigilante, observador de estos extraños comportamientos oculto entre la maleza.

Premio a la Innovación. Federico Miró Jurado (Málaga 1991). La obra Sin título de la serie La Densidad de la urdimbre se centra en el estudio de lo artesanal y la tradición del bordado en terciopelo, los tapices y los telares, que hacen referencia a sus orígenes malagueños y a su marcado estilo barroco.

En un momento en que las nuevas tecnologías absorben absolutamente la vida cotidiana y se han incorporado plenamente al discurso artístico (como herramienta, como estrategia y también como ideología), Miró reacciona sumergiéndose en las cualidades físicas de lo pictórico. Hace una reinterpretación de las formas de hacer del pasado para reflexionar sobre los tiempos que condicionan nuestro ritmo de vida actual.

En la obra no hay espacios vacíos ni zonas en blanco, se trata de una tendencia a lo barroco que se enfatiza con el uso de colores próximos a los áureos. Esto hace que los cuadros sean visualmente complejos y la distancia juegue un papel fundamental en su contemplación, obligando al espectador a detenerse.