Además, Iglesias (San Sebastián, noviembre 1956) dirigirá unos días antes el Taller de Artes Plásticas de la Fundación Botín (del 17 al 28 de septiembre), una iniciativa que se desarrolla anualmente en Santander desde 1994.

A la artista le une una estrecha relación con la Fundación Botín y con su nuevo centro, al haber creado específicamente para su entorno y los Jardines de Pereda una intervención escultórica compuesta por cuatro pozos y un estanque en piedra, acero y agua, titulada Desde lo subterráneo, una obra que también forma parte de esta exposición.

En Santander se presentará una selección de piezas que ocuparán la segunda planta del volumen oeste del Centro Botín al completo y que convivirán con su obra en el exterior. Una oportunidad única de disfrutar de su trayectoria y de su obra más reciente.

Vocabulario único

A lo largo de su carrera, Iglesias ha definido un vocabulario escultórico único, creando ambientes inmersivos y experienciales que referencian y unen la arquitectura, la literatura e influencias culturales específicas del lugar. A través de un lenguaje de formas naturales redefine poéticamente el espacio al confundir interior y exterior, orgánico y artificial, combinando materiales industriales con elementos naturales para producir nuevos espacios sensoriales para el espectador.

En esta muestra, comisariada por Vicente Todolí, presidente de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín, la artista interconectará el Centro con el entorno dentro de la sala, pues la continua tensión entre lo visible y lo invisible en la obra de Iglesias, y lo aparentemente fronterizo de sus piezas, tratan de vincular espacios y abrir puertas a lugares invisibles.

Sus piezas siempre intentan crear un acceso a ese “otro lugar” imaginado, a un paisaje profundo que, en esencia, puede abordarse con la lectura de alguna de las obras más significativas que albergará esta exposición, como Sin título. Venecia II (1993). Esta pieza, que pertenece a la colección de la artista, sintetiza parte de los códigos que se pueden aplicar a otras de las esculturas que se verán en el Centro Botín.