Francisco de Zurbarán. 'La Santa Faz'. 1658.

Posted by & filed under Museos, Patrimonio, Pintura.

Un Zurbarán por un Tiziano

'La Santa Faz' de Francisco de Zurbarán, que forma parte de la exhibición permanente del Museo Nacional de Escultura (Valladolid), se expondrá próximamente en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, participando en la exposición 'Zurbarán: una nueva mirada', que ofrecerá un recorrido por su producción desde sus primeros encargos hasta las obras claves de su periodo de madurez.

Compartir:





Como contrapartida, desde el museo madrileño se desplazará a finales de mayo a Valladolid un lienzo de Tiziano que representa a San Jerónimo penitente y se fecha entre sus obras finales, hacia 1575.

Tiziano. San Jerónimo penitente. c. 1575. Óleo sobre lienzo. 137 x 97 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Tiziano. San Jerónimo penitente. c. 1575. Óleo sobre lienzo. 137 x 97 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Como destaca el Museo Nacional, “la elección no es una casualidad. Aunque sea la escultura el hilo conductor de la colección del museo, algunas de sus obras pictóricas tienen una altísima calidad, pero entre ellas no hay ninguna pintura del maestro veneciano. Por eso es una oportunidad disfrutar de su paleta y de su luz y admirar a uno de los grandes pintores europeos de todos los tiempos, especialmente ligado a España”.

Además, en la sala donde podrá contemplarse este Tiziano hasta el mes de septiembre se reflexiona sobre la imagen artística de la penitencia y San Jerónimo es la personificación de esa actitud. Y aunque es anterior a las obras con las que compartirá espacio, el mensaje es idéntico al que transmiten la Magdalena de Pedro de Mena o el San Bruno de Carlo Bononi: la renuncia, el sacrificio y el perdón como instrumentos de lucha contra el protestantismo, especialmente reactivados en la España barroca.

Tiziano había fijado su modelo iconográfico desde 1550, optando por la representación del estudioso en un retiro boscoso y no en su celda, como fuera tan frecuente en la Edad Media. La escena se desarrolla en el clima de un bosque abocetado, quizás inconcluso como se ha dicho, pero con ese aspecto fascinante de lo que se ha llamado impresionismo mágico.

Más sobre: Museo Nacional de Escultura, Museo Thyssen-Bornemisza, Tiziano, Zurbarán