Todolí recuerda en este reportaje cómo Hamilton asume el papel de artista como comisario y destaca que siempre consideró que una “exposición tenía que ser más que la mera suma de sus obras y, de hecho, tenía que funcionar como una obra en sí misma”.

La muestra, concebida específicamente por Hamilton junto a los comisarios para el Reina Sofía, tiene como columna vertebral las instalaciones y las habitaciones. Además incluye alrededor de 270 obras creadas a lo largo de más de sesenta años (entre 1949 y 2011) y permite conocer tanto la extraordinaria variedad de medios, técnicas y géneros que caracteriza la producción de Hamilton como la relevancia, influencia y actualidad de su revolucionario trabajo.