Plensa recopila en este libro sus últimos 10 años de carrera, donde los protagonistas son el cuerpo, la cabeza y la belleza interior, tres constantes en su trayectoria. Esto no es casual, ya que hace una década inauguró una de sus obras más destacadas, La Crown Fontaine, situdada en el Millennium Park de Chicago.

El artista explica cómo tuvieron que ponerse unos límites, un principio y un final que acotara la obra e hiciera menos complicado el momento de elegir, ya que “toda mi obra es fantástica. Mi vida es fantástica, entonces la consecuencia de mi vida, que es mi obra, también”. Durante dos años, Plensa ha trabajado en un volumen único cargado de fotografías y reflexiones y citas de escritores como Shakespeare, Goethe o Blake, entre otros.

El resultado es “una caja de sorpresas, un regalo. Es un libro que me ha hecho feliz porque podré compartirlo con 998 personas”, afirma el escultor. Es un volumen que “nace de un sentimiento íntimo que se convierte en algo que comparten otros contigo. Es un tema de escala. Esto es lo bello del arte, que crea como una célula que se expande y gracias a esto puedes entender el universo. De lo pequeño a lo general. Y un libro sería como esta botellita donde un día tú encontrarás un mensaje”.

Libro-escultura

Jaume Plensa. 58. Libro de estudios

Jaume Plensa. 58. Libro de estudios.

Esta edición limitada de 998 ejemplares en numeración árabe y 200 en numeración romana, todos ellos firmados por el propio artista, ha sido editado por Esther Gallart, que ha remarcado la pasión que Plensa siente por los libros, “desde que le propusimos a Jaume la realización de este libro de artista lo sintió como su libro. Es 100% Plensa por dentro y por fuera, ya que lo ha concebido como un contenedor de pensamientos que se van recopilando a lo largo del tiempo”.

Además del libro de arte, esta edición contiene un libro de estudio que acerca al lector a la figura del artista de la mano del filósofo Rafael Argullol, y una escultura, diseñada para ser a su vez el estuche de la obra, firmada por el escultor en huecograbado. Este estuche está realizado con poliuretano con carga mineral y está formado por dos piezas que se unen mediante imanes. Con su unión se puede ver un rostro, el de Ana, una niña con los ojos cerrados y de aspecto sereno.

Su origen se remonta a La Crown Fontaine, donde aparecen distintos intereses de Plensa, entre ellos, el retrato. “En esta escultura puse mil caras de gente que vivía en Chicago. Cuando acabé el proyecto decidí seguir con el retrato y desde entonces he ido haciendo una galería pero sólo de niñas que tienen entre 8 y 14 años, es ese momento en el que ya no son niñas, pero aún no son mujeres. Y Ana es una de estas niñas”, explica el artista.

Estos retratos tienen una belleza muy particular, y en concreto el de Ana, cuenta con “una belleza muy clásica, muy serena, muy mediterránea, que me pareció muy adecuada para este libro, para este envoltorio”.

Los ojos cerrados es una constante en la obra de Plensa, con ellos quiere transmitir la belleza interior oculta, esa que tienen todos los seres humanos, “yo reivindico esa belleza para que la compartan con los demás”. Desde hace muchos años lo que intento con estos retratos con los ojos cerrados es hacer como de espejo, para el otro que mira”.

Jaume Plensa. 58

Jaume Plensa. 58.