Posted by & filed under Arte.

Edición facsímil de “gallo”

Compartir:





portada_revista_galloLa Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y el Patronato de la Alhambra y el Generalife han publicado una edición facsímil de los dos únicos números de gallo. Revista de Granada y del suplemento humorístico Pavo que, impulsados por Federico García Lorca, aparecieron en esta ciudad en 1928, justo hace ahora 80 años.

gallo –título que tiene su origen en el gallo armado con escudo y espada nazaríes utilizado como logotipo en el periódico El defensor de Granada y cuyo membrete para la papelería de la revista dibujó Salvador Dalí y caligrafió Federico García Lorca– nació en un panorama literario caracterizado por el despertar de las revistas poéticas vinculadas a la generación del 27.

A pesar de una vida tan efímera, en la revista conviven varias de las líneas argumentales más interesantes de la literatura y de las artes plásticas del momento, que coinciden en reivindicar un Arte Nuevo para su tiempo, lo que convirtió a sus dos números en expresión de la controvertida vanguardia española.

En gallo el lector encontrará personajes como Don Alhamo  protagonista del texto “Historia de este gallo”, de Federico garcía Lorca, que encarna la innovación y el rigor artísticos ; colaboraron poetas de la llamada generación del 27 como Jorge Guillén o José Bergamín, prosistas como Francisco Ayala, Melchor Fernández Almagro o Francisco García Lorca, y en sus números encontramos incluso la primera traducción al castellano del esencial manifiesto antiartístico de Dalí, Gasch y Montanyà.

Por otra parte, gallo fue la portavoz de un grupo de jóvenes creadores de Granada, como Manuel López Banús y Enrique Gómez Arboleya, que se reunían junto a otros amigos y colaboradores en la tertulia "El Rinconcillo". Además, la revista reivindica el trabajo plástico de dos pintores granadinos de la Escuela de París: Manuel Ángeles Ortiz e Ismael G. de la Serna.

Gallo nº1

La cita que precede a los contenidos de la revista, dos versos de la obra de Lucrecio De rerum natura, marca desde el comienzo su tono combativo: "noenu queunt rabidi contra constare leones inque tueri: ita continuo meminere fugai", es decir, "no pueden los crueles leones permanecer de frente/ni mirarle: por ello enseguida piensan en la huida"; o dicho de otra manera, gallo visualiza e intuye desde el principio a los enemigos de su propuesta.

El 8 de marzo, justo el día antes de ser distribuida, los amigos y colaboradores de la revista celebraron una comida en una de las ventas de la carretera de la sierra, la Venta Eritaña, donde García Lorca pronunció unas palabras que recogían los esfuerzos que habían sido necesarios para publicar gallo, al tiempo que llamaban la atención sobre algunas ideas fundamentales que sin duda querían servir de guía para sus tareas: "Cinco o seis veces ha estado esta revista a punto de salir –aseguró–. Cinco o seis veces ha querido volar. Pero, al fin, está entre nosotros viva, con ganas de vivir mucho tiempo: y olorosa a tinta de imprenta… Revista de Granada, para fuera de Granada, revista que recoja el latido de todas partes para saber mejor cuál es el suyo propio: revista alegre, viva, antilocalista, antiprovinciana, del mundo, como lo es Granada".

El primer número está ilustrado con dibujos de Salvador Dalí, y reúne textos de Federico García Lorca, Jorge Guillén, Melchor Fernández Almagro, José Bergamín, Salvador Dalí, Manuel López Banús y Enrique Gómez Arboleya. Incluye también una sección de notas que abre con un elogio de los pintores granadinos de la escuela de París Manuel Ángeles Ortiz e Ismael G. de la Serna.

Pavo

Algunas semanas después de que la revista estuviese distribuida, apareció un pliego titulado Pavo, dedicado íntegramente a parodiar y atacar ferozmente los contenidos del número 1 de gallo a través de artículos y poesías. Un acróstico –que García Lorca, el autor de la mayoría de los textos de Pavo, se encargó de marcar a mano en los ejemplares enviados a sus amigos- indicaba quién estaba detrás del pliego: «P / a / v / o / e / s / t / a / h / e / Ch / o / p / o / R / l / A / r / e / d / A / c / c / i / o / n / D / e / l / g / A / l / l / o».

Gallo nº2

Lo abría también una cita clásica, en esta ocasión un verso del Poema de mio Cid que suponía de nuevo otra declaración de intenciones: "apriessa cantan los gallos e quieren quebrar albores"; es decir, la voluntad de celebrar la nueva luz (del arte nuevo).

El primer texto publicado en este número es el "Manifiesto Antiartístico", una traducción del Manifest Groc, firmado por Salvador Dalí, Sebastià Gasch y Lluís Montanyà, que había aparecido previamente en catalán en marzo de 1928 y que defendía los presupuestos estéticos del "antiarte", la poética de la modernidad, el maquinismo, los productos estandarizados, las artes industriales como la fotografía o el cine, la música de jazz, los deportes, etc., frente a las ideas de lo artístico y la belleza heredadas de la tradición.

Al manifiesto lo acompaña una nota escrita por uno de los redactores de gallo, Joaquín Amigo, quien se adhiere con entusiasmo a sus ideas y trata de desliar su madeja. Pero la traducción y la nota disgustaron a algunos amigos. El 25 de abril de 1928, Pedro Salinas escribió desde Madrid a Jorge Guillén: "La indignación mía más reciente es la causada por el segundo número de gallo, con el estúpido manifiesto catalán y el articulito de Amigo en su defensa. Anoche dije a Federico una sarta de atrocidades sobre todo ello. Creo que me excedí, pero la sagrada indignación me poseía".

El número incluye también un artículo de Sebastià Gasch sobre Picasso; el fragmento de una novela de Francisco García Lorca; poemas de Manuel López Banús, Francisco Cirre y Enrique Gómez Arboleya escritos a la manera de Juan Ramón Jiménez, Gerardo Diego y García Lorca; un paseo erudito de José Navarro Pardo por la Mezquita de Córdoba; la segunda parte del «Cuaderno de Eugenio Rivas», de Gómez Arboleya; el relato de Francisco Ayala "Susana saliendo del baño"; y dos poemas dramáticos de Federico García Lorca, «La doncella, el marinero y el estudiante» y «El paseo de Buster Keaton». La sección de notas recoge, entre otros, un texto en defensa de la música de Manuel de Falla, una crónica sobre cómo había sido recibida la revista y un guiño con voluntad de juego sobre el acróstico de Pavo: "Desconfiad de toda propaganda contra gallo que no lleve la etiqueta de esta redacción".

Cuidada edición

La edición, que cuenta con la colaboración de la Fundación Federico García Lorca y ha estado al cuidado de la Residencia de Estudiantes, se ha realizado tratando de respetar las características de la edición original, a partir de los ejemplares que se conservan en la biblioteca de Luis Cernuda, que desde 1992 forma parte de los archivos de esta última institución.

La edición facsímil de esta revista coincide con el paso por Madrid de la exposición gallo. Interior de una revista. 1928, una muestra que ya se pudo ver en Granada y que ofrece un recorrido por la historia y la gestación de la revista a través de más de 170 piezas originales que incluyen cartas, manuscritos, fotografías y documentación diversa procedente de diferentes colecciones públicas y privadas que se exponen junto a obras de Salvador Dalí, Pablo Picasso, Manuel Ángeles Ortiz, Ismael de la Serna y Joaquín Peinado, entre otros. La muestra permanecerá en la Residencia de Estudiantes hasta el próximo 30 de noviembre.

Edición facsímil de gallo. Revista de Granada
Editan: Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, Patronato de la Alambra y el Generalife.
Prólogo: Luis Muñoz.
ISBN: 978-84-96411-59-3.
PVP: 20 euros.
Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC).

Patronato de la Alhambra y Generalife.

 

Más sobre: