Los técnicos y restauradores desenrollan el 'Guernica' dentro de la urna de cristal de la Sala Lucas Jordán del Casón del Buen Retiro de Madrid. Foto: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Posted by & filed under Arte, Ensayo, Pintura.

El ‘Guernica’ recobrado

Los técnicos y restauradores desenrollan el 'Guernica' dentro de la urna de cristal de la Sala Lucas Jordán del Casón del Buen Retiro de Madrid. Foto: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
Los técnicos y restauradores desenrollan el 'Guernica' dentro de la urna de cristal de la Sala Lucas Jordán del Casón del Buen Retiro de Madrid. Foto: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
Compartir:





Son pocos los cuadros en la historia de la pintura que han ejercido una atracción tan intensa y permanente como el 'Guernica', la obra pintada por Pablo Picasso en 1937, hace justo 80 años, para el Pabellón de la República en la Exposición Internacional de París. Tras un largo periodo en el que permaneció depositada en el Museum of Modern Art de Nueva York, su llegada a España en septiembre de 1981 tuvo una enorme significación en la transición a la democracia.

Genoveva Tusell publica ahora en Cátedra El Guernica recobrado. “Ninguna otra obra contemporánea posee la carga emocional, política y artística del Guernica”, recuerda la autora, y su devolución a España supuso el final de un complicado proceso que fue desde la gestación del cuadro hasta las negociaciones para su traslado definitivo a nuestro país, revistiendo una gran importancia desde el punto de vista de la recuperación del patrimonio artístico, que además marcó el final de la transición política y cultural tras los años de dictadura.

Las nulas relaciones del artista con el régimen franquista, que le consideraba un enemigo político por su militancia comunista y su apoyo a la causa republicana, no impidieron que Franco diera su visto bueno en 1968 a la primera reclamación oficial del cuadro. En un momento de apertura y promoción del arte de vanguardia fuera de nuestras fronteras, el régimen buscaba recuperar la obra maestra de Picasso que ya era reconocido como el artista más destacado del siglo XX.

Cuando las libertades públicas volvían a España y culminaba el proceso de transición, el cuadro fue recibido como el último exiliado político. Pero, ¿qué hubiera sucedido si nunca hubiera llegado? La obra no habría sido devuelta si no se hubieran cumplido las condiciones impuestas por Picasso sobre la restauración de la democracia. Su proceso de recuperación había transcurrido de la mano de los avances políticos que dejaban atrás la dictadura. El MoMA había custodiado de manera ejemplar el cuadro, pero ya en 1980 había proyectado una reforma de sus instalaciones en la que no se contaba con su exhibición, lo que implicaba que debía resolverse el asunto de su depósito. Los herederos de Picasso habían firmado ya su sucesión, en la que se repartía el ingente legado del artista y se contemplaba una importante dación de la colección para el futuro Museo Picasso de París, que estaría en condiciones de recibir su obra maestra.

Gran parte de la documentación manejada por Tusell durante la investigación que ha hecho posible este libro es inédita y procede del archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores, así como del Archivo Histórico Nacional.

Genoveva Tusell es doctora en Historia del Arte y profesora de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Sus investigaciones se centran en el arte de la segunda mitad del siglo XX, especialmente en la época del franquismo. En su tesis doctoral realizó un estudio acerca de la proyección internacional del arte español de vanguardia a través de las exposiciones organizadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores franquista entre 1939 y 1965. También se dedica al estudio de las relaciones entre Picasso y el régimen.

El "Guernica" recobradoEl “Guernica” recobrado
Genoveva Tusell
Cátedra
384 p
22,00 € / epub: 18,98 €

 

 

 

 

 

Más sobre: Cátedra, El "Guernica" recobrado, Genoveva Tusell, Pablo Picasso