En un tono al tiempo reposado y decidido, el Nobel comenzó por señalar que “la doctrina liberal ha representado desde sus orígenes las formas más avanzadas de la cultura democrática y lo que más nos ha ido defendiendo de la inextinguible ‘llamada de la tribu’. Este libro quisiera contribuir con un granito de arena a la indispensable tarea de desmontar las mentiras que se han ido tejiendo en relación con esta doctrina”.

Siete liberales

La diferencia entre La llamada de la tribu y otras obras como El pez en el agua es que en esta ocasión el protagonismo no lo tienen las vivencias del autor, sino las lecturas que moldearon su forma de pensar y de ver el mundo en los últimos cincuenta años. En este sentido, el libro se constituye en una cartografía-homenaje a los siete pensadores liberales, –Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin y Jean-François Revel–, que le ayudaron a desarrollar un nuevo cuerpo de ideas tras el gran trauma ideológico que supuso, por un lado, el desencanto con la Revolución Cubana y, por otro, el distanciamiento de las ideas de Jean-Paul Sartre, el autor que más le había inspirado en su juventud.

“¿Por qué el liberalismo ha sido sistemáticamente atacado? ¿Por qué tantas encíclicas, tantos sermones de los curas? Yo todavía no sé qué cosa es el neoliberalismo”, apuntó Vargas Llosa, que se mostró preocupado por la censura de libros y cuadros: “La cultura debe manifestarse con toda libertad nos guste o no. La censura no debe existir y, en ningún caso, tiene justificación”.

En relación con la obra de Santiago Sierra Presos políticos, retirada de ARCOmadrid, afirmó que no se trata de una pieza de su agrado, pero también que no se debió retirar: “El cuadro de ese señor no era un cuadro, era una estupidez y provocación, pero retirarlo ha sido una locura, porque da un prestigio extraordinario a una simple y fácil provocación”.

Cataluña y España

A lo largo de su intervención, Vargas Llosa no eludió el análisis de la actual situación política en España, con especial atención a Cataluña, donde “afortunadamente la posibilidad de independencia va quedando atrás. Mi esperanza es que esa comunidad vuelva a ser otra vez la vanguardia de España”. En ese sentido criticó con dureza el nacionalismo, del que dijo que “es un monstruo, una ideología antidemocrática que se ha creado a través fundamentalmente de la educación, inoculando esa ideología tóxica según la cual Cataluña estaría mucho mejor si se independizara de España. Un auténtico disparate que fomenta el racismo y la violencia y que está siendo manejado por unos irresponsables”.

Vargas Llosa definió a España como “uno de los países más prósperos de Europa. Pocos países han progresado tanto en 50 años. Era una sociedad muy pobre, una dictadura subdesarrollada y hoy es una democracia real, un país libre con libertad de prensa donde se puede criticar al gobierno. Hay cosas inaceptables, como la corrupción, pero pensar que una dictadura sería menos corrupta es una barbaridad”.

Venezuela e Italia

Con respecto a Venezuela, consideró que las elecciones del 22 de abril “van a ser una farsa. Lo que ocurre en Venezuela debería servir de ejemplo preventivo a los países latinoamericanos”. También se refirió a las próximas elecciones en Italia: “Es catastrófico que Berlusconi pueda volver a lograr un triunfo electoral. Es un personaje grotesco, un payaso; qué mal debe andar Italia cuando los italianos están dispuestos a votar por él. Pero si eso es lo que quieren, hay que resignarse y llorar”, lamentó.

Volviendo al corpus de La llamada de la tribu, Vargas Llosa comentó que el liberalismo es el motor de la democracia. Ha permitido la consolidación de los derechos Humanos, la separación del Estado y la Iglesia, las grandes reformas sociales, la creación de sindicatos o la igualdad de oportunidades. “Pero está amenazado, pues ha sido sistemáticamente atacado por la derecha en el pasado y por la izquierda en el presente, caricaturizándolo y presentándolo como una doctrina conservadora”.

Leer La llamada de la tribu y hacerse eco de los intelectuales recogidos en sus páginas es constatar que esa doctrina está sostenida por un sistema de ideas abierto y plural que tiene como núcleo la libertad del individuo, “algo sagrado”, apostilló el propio autor.

EAL32021La llamada de la tribu

Mario Vargas Llosa
Alfaguara
320 páginas
18,90 euros