La mención reconoce la labor de personas no pertenecientes a la comunidad universitaria que, particularmente en el ámbito internacional, realicen labores relevantes en la promoción y organización de actividades relacionadas con la conmemoración de los ocho siglos de historia de la institución académica.

Únicamente dos personas han sido distinguidas con este título, junto a Antonio Moral, nombrado “por su impulso a la programación conjunta de música barroca y al encargo y estreno en nuestra Universidad de una obra del compositor Ärvo Part”, el diplomático Juan Francisco Cenzual ha sido reconocido “por su apoyo en la consecución del logo de la conmemoración y en la gestación de la exposición de Barceló y el impulso a la remodelación del Aula Francisco de Vitoria, que recrea la decoración pictórica realizada por José María Sert en los años treinta del siglo pasado para la gran Sala de los Consejos del edificio de la Sociedad de Naciones en Ginebra, hoy una de las sedes de la ONU”.

La colaboración entre el CNDM y la Universidad se cristaliza este año, en concreto, en la organización de la quinta temporada del ciclo Salamanca Barroca, tras el rotundo éxito de las pasadas ediciones, y del programa extraordinario Salamanca 800, en el que se ha incluido el estreno absoluto de la obra encargada conjuntamente por las dos instituciones al compositor Arvo Pärt, precursor de la música minimalista sacra.