La versión de María Dolores Pradera respiraba finura y distinción en grado máximo en el año 1966 cuando la grabó acompañada de Los Gemelos y lo sigue haciendo ahora, más de medio siglo después, cuando ha vuelto a sonar en radios y televisiones a raíz de su fallecimiento. Porque como dice la canción elegida, ella misma fue siempre también una señora de “aquellas que vieron mis abuelas”. Todo elegancia.