Este galardón, que fue instituido por la Academia en 1943 con carácter anual, se concede a una persona o entidad, española o extranjera, que se haya distinguido de modo sobresaliente en el estudio, promoción o difusión de las artes, en la creación artística, o en la protección del patrimonio histórico, natural y cultural.

Para el Real la concesión de esta  distinción, que desde su creación han recibido destacadas instituciones y personalidades, supone un “gran honor y un enorme reconocimiento a la labor que viene realizando”.

La Real Academia ha destacado la posición del Teatro Real como primera institución cultural española en el ámbito de las artes escénicas y musicales y su proyecto artístico, que ofrece una rica y variada programación, donde conviven obras clásicas del repertorio lírico, grandes óperas inéditas en su escenario, estrenos mundiales de nuevas creaciones y propuestas de vanguardia.

Asimismo ha valorado la calidad de su producción artística, que le convierte en referente de teatros de ópera a nivel nacional e internacional, y la intensa labor de producción y difusión de la cultura, esforzándose en llegar al mayor número de personas, especialmente jóvenes y niños, pero también desarrollando un programa social con el objetivo de impulsar la integración de colectivos desfavorecidos a través de la música. En coherencia con su estrategia de apertura incorpora las nuevas tecnologías, suscribe acuerdos con entidades culturales de todo el mundo y es sede de conciertos que cubren una amplísima gama de géneros y repertorios musicales.

El Teatro Real se encuentra inmerso en la celebración del 200 aniversario de su fundación y el 20 aniversario de su reapertura. Con la concesión de su Medalla de Honor del año 2017, la Real Academia se suma a los reconocimientos al Teatro Real y a la conmemoración de su doble efeméride.