En la actualidad, la normativa europea únicamente permite aplicar un IVA reducido, superreducido o nulo a los libros y las publicaciones en papel y no a las digitales. España grava con un 4% a las primeras y aplica un IVA del 21% a las segundas.

Preguntado por si el Ejecutivo rebajará el gravamen para las publicaciones digitales una vez sea aprobada la propuesta de Bruselas, el titular de Economía ha afirmado que “esa es la idea”, puesto que “no existe una razón para que haya un gravamen diferenciado”.

El ministro ha señalado además que la intención es equiparar ambos tipos “de una sola vez” y no de forma gradual, si bien no precisó la fecha en que se prevé introducir esta reducción.