Luis Lafuente Batanero, director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, fue el encargado de comunicar la noticia. La propuesta abarca todo el área comprendida entre Atocha y Cibeles, incluyendo el mismo Paseo del Prado, el Museo Reina Sofía, el Retiro, el barrio de los Jerónimos, el Jardín Botánico o el Observatorio. “No se ha presentado un conjunto histórico”, señala Lafuente, “sino un paisaje cultural urbano: ciencias, cultura y naturaleza”. En tiempo de Felipe IV era de uso privativo, hasta que Carlos III lo planteó como zona de uso colectivo.

El Consejo del Patrimonio Histórico es el órgano de coordinación entre el Gobierno central y las comunidades autónomas encargado de la conservación y difusión del patrimonio nacional a través, actualmente, de 13 planes concretos relativos a, entre otros elementos, castillos, patrimonio industrial, arquitectura, etc.

La candidatura se presentará antes del 1 de febrero de 2019 a la UNESCO. De ser elegida formaría parte de las 35 candidaturas a partir de abril, antes de que una delegación visitase España en septiembre del próximo año. Finalmente, en junio de 2020 se tomará la decisión final.

Como indicó Lafuente, se trata de una carrera de un año y medio en la que, entre otras cosas, se deberá adecuar el zócalo del Jardín Botánico, ya que sucesivas subidas de nivel de la acera han ocultado la bancada original que concibió Carlos III.

Además se ha aprobado la candidatura transnacional hispano-mexicana de la cerámica de Talavera de la Reina y Talavera de Puebla, que podría ser aceptada el próximo año. Se ha optado por esta candidatura conjunta debido a que el reglamento solo permite presentar una candidatura por país cada dos años, y España ya lo hizo en enero con las tapas y la doma y cría del caballo español. Medina Azahara también será evaluada este año para su inclusión en la lista de Patrimonio de la Humanidad.