Este reconocimiento se ha concedido por la propuesta del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, por la labor realizada en el Museo de Altamira a lo largo de los 26 años que ha sido su director. “Le recordaremos como uno de los mayores conocedores e investigadores de la cueva de Altamira para la que realizó una excepcional labor”, ha declarado el ministro.

Lasheras era licenciado en Filosofía y Letras. Se inició en la arqueología provincial romana en el Museo de Zaragoza y posteriormente fue museólogo en la Subdirección de Museos Estatales del Ministerio de Cultura hasta 1990. En 1991 fue nombrado director del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, cargo que ostentó hasta su fallecimiento.

Se vinculó de inmediato en la conservación de la cueva original redactando el programa museológico, dirigido a la construcción de la Neocueva, una réplica a escala natural de la cueva y sus pinturas paleolíticas. Fue autor de numerosas publicaciones científicas y divulgativas sobre arte rupestre, especialmente sobre la cueva de Altamira, de la que era el máximo conocedor.