Instituidos en 2011, estos Premios son en la actualidad los galardones de referencia en el compromiso privado con el sistema del arte en España. A lo largo de estos siete años han ido adquiriendo una relevancia cada vez mayor, en paralelo a la transformación del contexto social español, en el que la figura del mecenas emerge como ejemplo de responsabilidad social individual imprescindible para que el arte, en todas sus formas, siga fluyendo.

Los galardones introdujeron en su momento un elemento innovador, al incidir de forma global en la cadena de valor del arte y sumar, al reconocimiento del trabajo de los artistas, el de los galeristas y mecenas, figuras fundamentales para el desarrollo de la creación artística.

El año pasado, la Fundación Bancaria ”la Caixa” les dio un nuevo impulso introduciendo algunas novedades que se han consolidado en esta edición, como son la participación social –en especial, la de profesionales y especialistas del sistema del arte– en la aportación de candidaturas, y la constitución de un jurado único para las tres categorías.

Tras el anuncio público de los ganadores, el próximo mes de octubre se celebrará la ceremonia de entrega de los premios, durante la cual los galardonados recibirán una escultura de Miquel Barceló realizada para la Fundación.

Artista

La Fundación Arte y Mecenazgo ha otorgado a Dora García el Premio Arte y Mecenazgo 2018 en la categoría ‘Artista’. El premio conlleva una dotación de 50.000 euros, 20.000 de los cuales serán destinados a la producción de un libro de artista.

En anteriores ediciones fueron premiados Isidoro Valcárcel Medina, Elena Asins, Eva Lootz, Soledad Sevilla, Antoni Miralda, Carlos León y Asier Mendizabal. Todos ellos comparten con la galardonada este año trayectorias singulares, marcadas por la originalidad de sus propuestas y la apuesta por la innovación, así como la versatilidad, la constancia y la capacidad simbólica de su trabajo.

En esta edición, el jurado ha valorado el hecho de que la premiada “reúne todos los valores que el premio quiere destacar: su producción artística es un ejemplo de excelencia creativa, ha presentado su obra en contextos relevantes, tanto españoles como internacionales, y ha contribuido a renovar los lenguajes artísticos y profundizar en los temas y problemáticas que aborda”.

El trabajo de Dora García (Valladolid, 1965) supone una expansión de la noción de arte hacia territorios diversos. Su obra cala en el campo literario, en los ámbitos del pensamiento, la psiquiatría y la crítica de los medios audiovisuales, a la vez que indaga sobre el lenguaje y, por supuesto, sobre aspectos relacionados con el cuerpo y la performance.

La práctica performática es el núcleo en torno al que bascula un trabajo complejo, rico y multiforme. La apuesta de García por la práctica de la performance delegada y “duracional” supuso un verdadero vuelco en ese campo artístico, lo cual, no obstante, no la ha frenado para seguir utilizando una extraordinaria variedad de técnicas, como la fotografía, la edición, el dibujo, el vídeo, el sonido e incluso Internet.

El trabajo que ha desarrollado hasta el presente se ha comprometido con la forma y el concepto de aquello que constituye una obra de arte, a la vez que ha indagado en las posibilidades de participación y en las problemáticas del comportamiento del espectador ante la obra. La práctica de esta artista, así, se compromete con asuntos sociales y políticos, al mismo tiempo que expande las plataformas y la noción de creación artística.

Actualmente, su exposición Segunda vez puede verse en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Galerista

La galería valenciana se suma a una lista de galardonados en anteriores ediciones compuesta por Juana de Aizpuru, Soledad Lorenzo, Elvira González, ProjecteSD, Carreras-Múgica, Guillermo de Osma y Elba Benítez.

El premio conlleva una dotación de 40.000 euros para la elaboración de un proyecto que contribuya al posicionamiento y reconocimiento de la galería en el ámbito local e internacional. Con esta categoría, la Fundación Bancaria ”la Caixa” reconoce el papel fundamental de las galerías en el sistema del arte. Este papel, aunque poco valorado, resulta esencial tanto para el desarrollo del arte contemporáneo como para el estudio y la recuperación del patrimonio artístico de todos los tiempos. Asimismo, es reseñable la función mediadora que desempeñan las galerías.

De Espaivisor, el jurado ha destacado la “visión clara y personal en la interpretación del arte de su tiempo y en la recuperación de episodios y casos concretos del pasado, así como el carácter ejemplar de su relación con el coleccionismo”.

Fundada en 1982 por Pep Benlloch como Galería Visor, la línea expositiva de esta galería se centra en la combinación de artistas jóvenes que trabajan en el ámbito de la fotografía con fotógrafos de contrastada reputación internacional. Visor se ha dedicado a lo largo de más de dos décadas a trabajar con y para la fotografía. Desde el año 2005 se ocupa también del vídeo, lo cual ha enriquecido su proyecto con gran experiencia y confianza.

En 2006 tomaron el relevo en la dirección de Espaivisor Mira Bernabeu y Miriam Lozano. Desde entonces, el programa de esta galería ha evolucionado de manera natural hacia un modelo que le ha valido gran reconocimiento. Coherencia, rigor y personalidad son elementos clave que han perdurado y se han incrementado a lo largo de su historia. En su programación, y desde Valencia, esta galería ha mantenido un firme compromiso con artistas que no habían encontrado un espacio público que les diese una merecida proyección.

En 2013, la galería se trasladó a una nueva sede, en la que creó tres espacios de exposición distintos. Desde entonces, su programación tiende a entablar un diálogo entre los diversos trabajos que en ellos se presentan. Galería es la sala dedicada a los artistas de su nómina; Escaparate muestra trabajos de jóvenes artistas invitados; y Ventana es el espacio en el que se invita a participar a coleccionistas privados.

Espaivisor se ha destacado, asimismo, por una expansión de sus intereses hacia la práctica artística feminista, hacia la escena latinoamericana y, en los últimos años, hacia el este de Europa. En este último caso, la galería realiza una encomiable labor de investigación dirigida a hacer dialogar la vida y la escena artística de España con la de los países del antiguo bloque del Este, habida cuenta de que ambas zonas del mundo han estado sometidas a largos períodos dictatoriales que han determinado sus respectivas historias.

Cada año, la galería está presente en las ferias internacionales más significativas, como Frieze London y Frieze New York, ARTBO en Bogotá, Art Basel Miami, ARCOmadrid y SP-Arte en São Paulo, lo que propicia un intercambio enriquecedor con otros contextos y, a su vez, nutre la calidad de la programación regular en su sede de Valencia.

Mecenas

El jurado ha destacado el programa de la Fundación Rosón Arte Contemporáneo (RAC) por su “extraordinaria calidad y por su capacidad transformadora”. “Su innovador planteamiento”, ha añadido el jurado, “fomenta el diálogo entre artistas y el tejido social del lugar donde se asienta, lo que también constituye un ejemplo de complicidad y refuerzo del ecosistema local”.

La finalidad de la Fundación, fundada en 2007 por el arquitecto y coleccionista gallego Carlos Rosón y su mujer Julieta Rojo, es apoyar al arte y la cultura mediante la realización de proyectos y actividades que incentiven la creación artística y su difusión, tanto en el contexto gallego como en el marco nacional e internacional.

En más de una década de historia ha contribuido al conocimiento del arte a través de una excelente línea de exposiciones, publicaciones y ediciones de obra seriada. Su colección, que incluye más de 300 obras de 170 artistas contemporáneos, es objeto de interesantes exposiciones en diferentes instituciones. Y la Fundación RAC apoya la producción de obra mediante su programa de residencias, una iniciativa que fortalece el papel de diversos agentes: tanto artistas como comisarios invitados y público. Con todo ello se ha abierto un espacio propio en el sistema del arte, a pesar de tener su sede en una ciudad alejada de los núcleos tradicionales.

Con el premio a Carlos Rosón y a Julieta Rojo, el jurado quiere contribuir a una “idea de mecenazgo cercano, que centra la atención en su impacto –sea local o de radio más amplio– por encima de cualquier consideración sobre la escala del proyecto, sus medios económicos e infraestructuras, su proyección pública o su alcance geográfico”. Asimismo, el jurado ha resaltado su vocación pedagógica, al establecer interesantes diálogos entre los artistas residentes, el colectivo de estudiantes de la ciudad y el público general.

El programa de residencias de la Fundación RAC funciona como polo de atracción para artistas interesados en trasladar temporalmente su ámbito de creación a Galicia y desarrollar un trabajo específico basado en su relación con el entorno. Este programa ejemplifica su vinculación con el arte contemporáneo, que va más allá del mero coleccionismo para integrarse en todas las etapas del proceso creativo. Entre los artistas que han pasado por el programa se cuentan, entre otros, Nicolás Paris, Amalia Pica, Sandra Gamarra, Héctor Zamora, David Zink Yi, Sofía Táboas e Ignasi Aballí.

En un ámbito más personal, el jurado ha destacado el entusiasmo del matrimonio Rosón Rojo, su apoyo incansable y su constante presencia en las citas artísticas españolas e internacionales. Su cercanía e interés por el arte han sido claves en la conformación de un proyecto que ha sabido encontrar su sentido y desarrollarlo con un éxito indudable.

El jurado

Para esta octava edición han formado parte del jurado Ignasi Aballí, artista visual; Nimfa Bisbe, jefa de las Colecciones de Arte de la Fundación Bancaria ”la Caixa”; Guillermo de Osma, historiador del arte y galerista; Nuria Enguita Mayo, directora de Bombas Gens Centre d’Art, Valencia; Chus Martínez, comisaria y directora del Instituto de Arte de la Academia de Artes y Diseño FHNW de Basilea (Suiza); Patricia Phelps de Cisneros, fundadora de la Colección Patricia Phelps de Cisneros (CPPC); João Ribas, director del Museu de Arte Contemporânea de la Fundação Serralves (Museo Serralves); Carlos Urroz, director de ARCOmadrid, y Juan Várez, coleccionista.