La Fundación Canal (Madrid) acoge la exposición de la serie de 39 grabados creados por David Hockney (Inglaterra, 1937) en 1969 e inspirada en seis cuentos de los hermanos Grimm, que descubre una de las facetas menos conocidas de este prolífico artista, la de ilustrador-grabador. La Fundación organiza esta muestra coincidiendo con el 200 aniversario de la primera edición de los cuentos de los Grimm.

Hockney es uno de los grandes mitos del arte del arte del siglo XX y uno de los artistas británicos más influyentes. En esta serie ilustra, con un punto de vista muy contemporáneo, siempre original y grandes dosis de humor, escenas clásicas de los cuentos de los Grimm que le divierten u ofrecen retos plásticos interesantes.

Seis cuentos

Más en concreto, el artista eligió seis de los cuentos que menos veces han sido ilustrados: El enano saltarín (Rumpelstiltskin), Juan sin miedo, Verdezuela (Rapunzel), El viejo Rinkrank, Piñoncito y La liebre de mar, historias que exaltan valores como la constancia, la astucia, la valentía, el compañerismo, la libertad o el amor.

La exposición recoge todos los grabados que el artista publicó en 1970 sobre estos cuentos. Resumiendo su experiencia, Hockney escribió: “Esos grabados acabaron convirtiéndose en algunas de mis piezas más famosas. Se trata de un trabajo importante por el largo tiempo invertido en crearlos, sólo en el aspecto artístico. Si trabajas en una pintura durante un año la consideras una pieza importante”.

Emoción

DAVID-HOCKNEY-2._CACHE_-COCINERA_415x0

Pero más que ilustrar historias de forma literal, el artista eligió escenas e imágenes importantes para reflejar una emoción o situación. Hockney otorga a los cuentos un enfoque contemporáneo y a menudo humorístico, crea grabados de gran viveza centrados en una atmósfera o en un detalle, poniendo especial énfasis en los elementos mágicos de los cuentos.

Hockney, gran amante de los cuentos infantiles, eligió estos relatos por su simplicidad: “Son pequeños relatos fascinantes, narrados en un lenguaje y estilo enormemente simple, directo y sin rodeos. Cubren un espectro bastante inusual de experiencias que va de lo mágico a lo moral”.

Un sorprendente montaje integra las obras con los cuentos, que también adquieren protagonismo en esta muestra, organizada por Landau Traveling Exhibitions.