Cridacompany propone espectáculos extraños y poderosos, donde el virtuosismo se combina con la invención de un nuevo lenguaje, entre el circo y la danza, el canto y la actuación. Trabajan sobre la prevención, la barrera y la tensión, creando así personajes y situaciones, exhibiendo un humor desconcertante.

Cridacompany es una compañía de circo fundada en Toulouse en 2006, tras el encuentro en el Lido (Centro de las artes del circo de Toulouse) entre Jur Domingo Escofet y Julien Vittecoq, directores y
coreógrafos.

Una identidad propia

Para la compañía francesa, “el punto de partida son las sensaciones, las energías (la impotencia, la cólera, la rabia…). Esto es lo que nutre nuestro trabajo, lo que alimenta el juego. Nuestra inspiración es la humanidad, la gente, los animales…”

Reconocen que su estilo no quiere ser cerebral y que es más un grito del cuerpo que de la mente. “Nos interesa desarrollar una herramienta de trabajo propia, descubrir una escritura, un vocabulario a través del cuerpo. Nuestra identidad se construye sobre un lenguaje que queremos que sea absolutamente singular. Nuestro objetivo es detenerse en un detalle para explotarlo hasta el infinito, para alterar el cuerpo o el objeto”, relatan.