La muestra que llega a Madrid explora los largometrajes y cortometrajes que ha producido Pixar en sus 25 primeros años en base a tres ejes: sus personajes, sus mundos y sus historias. Su principal atractivo es descubrir al gran público el recorrido gracias al cual se pasa de una idea a una película en tres dimensiones.

“Cuando la gente piensa en Pixar piensa en las películas y en la tecnología de vanguardia, pero no sabe que detrás de todo eso se esconde un proceso de creación tradicional, de hacer dibujos, de construir esculturas”, explica la directora de Pixar University y del Archivo de Pixar Animation Studios, Elyse Klaidman. Pixar. 25 años de animación es la oportunidad de conocer de primera el trabajo que realizan los artistas en el desarrollo de las películas.

Zoótropos y ‘Artscape’

Entre todas las piezas, destacan dos instalaciones. Por un lado está el zóotropo, una actualización del invento de finales del siglo XIX, precursor del cinematógrafo y los métodos de filmación y reproducción actuales. En CaixaForum se ha instalado uno con los personajes de Toy Story y Toy Story 2. Además, está Artscape, una experiencia audiovisual creada especialmente para esta exposición que comprime el tiempo que se tarda en pasar de un boceto a una película finalizada.

A través de este recorrido, los visitantes pueden descubrir el mundo de los estudios Pixar a partir de dibujos, acuarelas, storyboards, maquetas o instalaciones digitales. “Consideramos artistas tanto a los que trabajan con ordenador como a los que no”, afirma Klaidman. Las obras muestran cómo Pixar trabaja tanto con medios tradicionales como digitalmente.

En 1986 solo unos pocos expertos habían oído hablar de la animación por ordenador. Un cuarto de siglo después, Pixar es un símbolo del talento y la innovación en el cine de animación. Desde el estreno de Toy Story en 1995, el primer largometraje creado en su totalidad con efectos de animación digitales, Pixar Animation Studios ha continuado produciendo películas de animación de gran éxito, tanto de taquilla como de crítica, atesorando 26 premios Oscar y 7 Globos de Oro.

El gran número de obras que crean estos equipos humanos para cada filme sale muy pocas veces del estudio, pero la película que, una vez terminada, da la vuelta al mundo no sería posible sin ellas.