Evangelion nació como serie de animación que más tarde se convertiría en dibujo manga, dos formatos que consiguieron un gran éxito. Gracias a una iniciativa de la Fundación Japón y del Museo ABC, sus protagonistas llegan ahora a Madrid con una muestra que pretende mostrar el contrapunto tradición-modernidad, pasado y presente que está marcando la identidad del Japón actual.

Esta muestra “asocia dos universos tan alejados entre sí que puede resultar chocante. Sin embargo tienen un punto en común, el carácter colectivo de sus obras, producto del conocimiento técnico y de la creatividad de los muchos colaboradores que intervienen en su creación”, asegura Hiroyasu Andô, presidente de la Fundación Japón.

Mundo futurista

Creada por el estudio Gainax y dirigida por Hideaki Anno, Evangelion está ambientada en un mundo futurista en el que una organización paramilitar llamada NERV protege a la humanidad de los ataques de seres desconocidos llamados “ángeles”. Para combatirlos, NERV desarrolló una serie de gigantes biomecánicos llamados Evangelion, conocidos como EVA. Éstos solo pueden ser pilotados por adolescentes: Shinji Ikari, Rei Ayanami, Asuka Shikinami o Mari Illustrious Makinamison.

Encumbrada como una de las obras más emblemáticas de la animación japonesa, en la novela Shin Seiki Evangelion ANIMA aparecen armas inspiradas en katanas tales como la Bizen Osafune o la Magoroku Sword.

Obras de arte

La muestra es una oportunidad para descubrir el arte de las katanas y su historia, en un momento en el que son consideradas como obras de arte y objetos de colección. Además desvela cómo es el proceso de elaboración de la animación japonesa, desde el dibujo a lápiz a los efectos especiales digitales, pasando por el storyboard.

Entre los objetos que se exponen se encuentran las espadas que recrean fielmente el universo fantástico de Evangelion. Este desafío se ha llevado a cabo gracias a una veintena de maestros forjadores de diversas regiones de Japón. Siguiendo los métodos artesanales tradicionales han materializado las piezas emblemáticas que empuñan los protagonistas como la lanza Longinus o las espadas Bizen Osafune y Magoroku.

En Evangelion y las katanas japonesas hay siete katanas antiguas que datan desde el periodo Kamakura (1185-1333) al Edo (1603-1868). Todas ellas inspiradas en las utilizadas en las batallas medievales de Japón. El resultado es la expresión de una sensibilidad y una estética típicamente niponas que constituyen el espíritu del artesanado tradicional. Esta es una cuestión importante, porque “es realmente complicado transmitir la artesanía tradicional japonesa a los países extranjeros”, afirma Tomokazu Hirai, encargado de la adaptación europea de la muestra.

Manga

Los ojos grandes y ovalados, cabellos de todas formas y volúmenes, nariz y boca pequeños son algunas de las principales características físicas de los personajes del anime, rasgos que varían según épocas y dibujantes.

A pesar de que el anime constituye la obra original, el manga creado por Yoshiyuki Sadamoto se comenzó a publicar antes del estreno de la animación para aumentar el interés del público. Este ilustrador cambió radicalmente la estética del dibujo manga japonés. Por primera vez se incluyen veloces y elegantes humanoides orgánicos, se estilizan los míticos robots gigantes animados de los años 80 y se juega con la luz para mostrar volúmenes, expresiones o incluso temperaturas.

Tal ha sido el impacto cultural de este tipo de animación que se ha creado una subcultura a su alrededor conocida como otakus que ha generado a su vez variedad de artículos de mercadotecnia, que se extienden a áreas como videojuegos, películas o artículos de colección. En España, el anime inició su periodo de auge en los 90, de la mano de conocidas series como Bola de Dragón o Sailor Moon. Auge que continúa en la actualidad con títulos como One Piece y Naruto.