Goyescas fue la última incursión del compositor catalán en el género lírico. Precisamente después de asistir a su estreno mundial en la Metropolitan Opera House de Nueva York, Granados emprendió, junto con su mujer, el funesto viaje de vuelta a España a bordo de un navío inglés, el Sussex, que fue torpedeado por un submarino alemán en el Canal de La Mancha el 24 de marzo de 1916, trágico suceso en el que perdió la vida junto con su esposa.

La ópera estará protagonizada por María Bayo y Andeka Gorrotxategi, y dirigida por Guillermo García Calvo, que debuta en el coliseo madrileño

Estamos ante una partitura que nace a partir de la orquestación de una suite original para piano a la que se fue después encajando la letra. Según María Bayo, es precisamente ahí donde recae su principal dificultad. “Ésta también se encuentra en que todo sucede a partir de un discurso muy rápido. En la primera parte hay una transición muy clara, pero todo se desarrolla en muy poco tiempo y en unos niveles vocales muy fuertes”. La obra cuenta con una música de gran belleza y está inspirada en la tradición musical española y en el refinado lenguaje armónico de la música centroeuropea de finales del siglo XIX.

Por Woody Allen

Gianni Schicchi, la ópera de Puccini, parte de un episodio de la vida del personaje del mismo nombre retratado en el Canto XXX del Infierno de Dante, con el que Puccini ponía fin a su célebre Trittico basado en la Divina Comedia, del que se habían estrenado ya, con distinta repercusión, Il tabarro y Suor Angelica.

Esta ópera cómica llegar en una producción procedente de Los Angeles Opera, con puesta en escena de Woody Allen, al que Plácido Domingo encargó el proyecto dramático en su afán de que la ópera participe del mundo cinematográfico que inunda la ciudad estadounidense.

Allen, con la complicidad de su fiel colaborador Santo Loquasto –autor de la escenografía y figurines–, traslada el enredo de la comedia a la Italia de los años sesenta, dejando su impronta, con guiños al mundo del cine, desde antes del inicio de la ópera, a la que otorga un final sorprendente, con una evocadora atmósfera del neorrealismo italiano de Vittorio De Sica.

“Woody Allen ha traído un poco a la mafia napolitaba a Gianni. Además en la ópera hay una sorpresa que no os voy a desvelar. Creo que va a ser un éxito”, explica Plácido Domingo. “Allen tiene un ingenio y una actividad continua. Aconsejo que si alguien puede ver la ópera dos o tres veces lo haga”, bromea.

“Allen es un persona de una timidez extraordinaria. En cuanto hablas un poco con él se siente incómodo. No es un experto en ópera, pero sí es un experto en ideas. Tiene obras fantásticas, todos hemos podido comprobarlo. De hecho tiene una obra que bien podría llevarse a la ópera. Es un genio que vive en su mundo y que puede desarrollar las cosas a su manera. Una persona que sabe muy bien lo que hace”.

Gianni Schicchi será protagonizada por los barítonos Nicola Alaimo y Lucio Gallo, que se alternarán en la interpretación del papel titular. Estarán acompañados por un elenco coral mayoritariamente español y por la Orquesta Titular del Real, bajo la dirección de Giuliano Carella. “Ha sido realmente interesante ver cómo Woody Allen ha ideado una dramaturgia para esta ópera. Su plantemiento es totalmente antitradicional y traslada la comedia a la Italia de los 60. Es muy bonito ver cómo un genio que está enfocado en un ámbito concreto tiene ideas absolutamente geniales para otro al que no está acostumbrado”.

Recital

Tal como se anunció la semana pasada, Domingo no interpretará el papel titular de Gianni Schicchi debido al reciente fallecimiento de su hermana, a la que se sentía muy unido, y que le impide interpretar, con intensidad y entrega, una ópera de carácter cómico.

No obstante, por deferencia con el público de Madrid y con el Teatro Real, ofrecerá un concierto entre las óperas Goyescas y Gianni Schicchi en las cinco funciones previstas, junto a la soprano Maite Alberola, al barítono Luis Cansino y al bajo-barítono Bruno Praticò, que actuarán con la Orquesta Titular del Teatro Real bajo la dirección de Giuliano Carella

Plácido Domingo (Foto: Teatro Real)“Es un privillegio volver a mi Madrid. Es una alegría finalmente haber encontrado esta solución”, manifestaba el cantante tras confesar haber estado seis semanas sin cantar tras el fallecimiento de su hermana.

“Cuando abres la garganta después de cinco semanas sin cantar empiezas a toser porque sientes picor. Incluso cuando estoy de vacaciones, a los dos o tres días ya estoy cantando, estudiando y preparando repertorio. Ahora ha sido difícil porque las circunstancias eran diferentes. La voz es el instrumento más preciado. A diferencia del pianista o el violinista, llevamos además la voz con nosotros. Todo nos afecta, lo bueno y lo malo. Todo se refleja”.

En el concierto habrá duetos y danzas un poco ad libitum en tesitura de barítono. Un repertorio entre verdiano y verista que aún se está ultimando. “Tampoco queremos alargar mucho la noche, aunque creo que el público quedará encantado”.

Programa

Umberto Giordano (1867-1948)
Andrea Chénier: “Nemico della patria” [Plácido Domingo]

Gioachino Rossini (1792-1868)
La Cenerentola: “Sia qualunque delle figlie” [Bruno Praticò]

Giuseppe Verdi (1813-1901)
La traviata: “Madamigella Valery” [Maite Alberola y Plácido Domingo]

Giuseppe Verdi (1813-1901)
Falstaff: “L’Onore” [Luis Cansino]

Giuseppe Verdi (1813-1901)
Macbeth: “Pietà, rispetto, amore” [Plácido Domingo]

Giuliano Carella, dirección musical
Orquesta Titular del Teatro Real