Las letras del espectáculo, que han sido escritas en su totalidad por el propio Amargo, cuentan con la composición musical del intérprete y compositor flamenco Juan Parrilla, junto con la colaboración de los guitarristas Flavio Rodrigues y Camarón de Pitita. La música está interpretada por la plantilla de músicos de la Compañía de Rafael Amargo, que en esta ocasión están acompañados por María “La Coneja”, su hija la cantautora Maite Amaya, y su nieto, Antonio Maya, al cajón.

El sello personal de Amargo está presente en todos los aspectos del espectáculo. Desde el vestuario, creado para la ocasión por la diseñadora Amaya Arzuaga, hasta el diseño de iluminación, que corre a cargo de Nicolás Fischtel. Y, cómo no, un cuerpo de baile versátil y experto en las complejas exigencias coreográficas de Amargo. Grandes bailaoras de flamenco, y al mismo tiempo receptivas a los movimientos más contemporáneos, y bailarines de danzas urbanas para dar el contrapunto al flamenco, en lo que ya es su sello personal.

  • De miércoles a sábado a las 20.00 h. / Lunes y domingos a las 19.00 h.

Entre tradición y modernidad

Bailarín y coreógrafo ecléctico, Rafael Amargo se ha inspirado en el flamenco más puro, asimilando a su vez otro tipo de tendencias coreográficas. A veces muy cercanas al baile contemporáneo, sus coreografías son una fusión de tradición y modernidad, siempre manteniéndose fieles a la esencia del flamenco.

Funda La Compañía de Rafael Amargo en 1997, y estrena su primer espectáculo La garra y el ángel en el Círculo de Bellas Artes. Desde entonces ha estrenado 12 producciones más y ha trabajado en dos producciones del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida: Prometeo y Troya. Ha recibido cuatro Premios Max de las Artes Escénicas.