En los belenes napolitanos las escenografías eran efímeras y cada año se concebían con un montaje diferente. Siguiendo esta tradición, importada por Carlos III, en este belén se han ido incorporando cada Navidad objetos inspirados en las Colecciones Reales, así como en las arquitecturas de los diferentes Reales Sitios, que han sido realizados por los propios técnicos de Patrimonio Nacional.

Se cumple así con la tradición participativa que caracteriza desde su origen en Nápoles la instalación de los “pesepri”, en cuya elaboración, disposición, escenografías y vestimentas colaboraban los propios miembros de las residencias que los poseían. Además de los elementos creados en años anteriores, como son los bancos, inspirados en los de los jardines de la Granja de San Ildefonso, o la silla de manos que recrea en miniatura la que perteneció a la Reina Bárbara de Braganza, el montaje de esta Navidad refleja el ambiente ilustrado del reinado de Carlos III.

Una reproducción en ruinas del zaguán de entrada al Palacio Real alberga el Misterio. El templete circular del Estanque de los Chinescos y la fuente del Espinario, ambos de los jardines de Aranjuez, son el escenario idóneo para ambientar a los personajes que se ejercitan en el estudio de las Ciencias ilustradas, como la Astronomía, la Zoología, la Botánica, así como en el ejercicio y disfrute de las Bellas Artes.

Entre las novedades de este año se incorpora la presencia del propio monarca. Además se evoca una de las empresas culturales de mayor repercusión en toda Europa durante su reinado en Nápoles: el descubrimiento de las ruinas de Pompeya y Herculano y su pasión por la arqueología. Otra tradición napolitana que llegó a Madrid de la mano de Carlos III fue el juego de la lotería, precedente de la actual, escenificada igualmente en el montaje.

Como monarca ilustrado, moderado y reformista, Carlos III dio mucha importancia a la educación y se involucró directamente en la edición de libros clásicos y universales como El Quijote. Un pequeño homenaje a Cervantes, cuyo centenario también se conmemora en 2016, está presente en el Belén al incluir un teatrillo. De este modo quedan conectados dos figuras clave de nuestra historia moderna, separadas por más de un siglo y unidas por una efeméride.

  • Visita gratuita todos los días de 10.00 a 18.00 h. (último acceso a las 17.00 h.).

Nacimientos reales

Patrimonio Nacional exhibe durante el periodo navideño otros tres belenes en el Real Monasterio de La Encarnación, en el Monasterio de Las Descalzas Reales y en el Real Monasterio de Santa Isabel.

  • Real Monasterio de La Encarnación

A partir del 13 de diciembre, los visitantes podrán disfrutar de una composición formada por la Natividad y los pastores adorantes de barro policromado del escultor José Luis Mayo (s XX), acompañados por los Reyes Magos, los pajes, y el grupo del Anuncio a los Pastores realizados en barro policromado de la escuela de Olot del siglo XX. Se exhiben en un montaje popular con frontal y candeleros de bronce dorado del siglo XVIII, y adornos de flores y frutos secos.

– De martes a sábado de 10.00 a 14.00 h. y de 16.00 a 18.30 h. Domingos y festivos de 10.00 a 15.00 h.

  • Monasterio de Las Descalzas Reales

Se expone un Belén popular compuesto por figuras de la escuela de Olot, realizadas en yeso y en la característica pasta de cartón-madera. Están datadas a mediados del siglo XX y representan personajes vestidos al estilo hebreo, tipología propia de los talleres olotinos desde finales del siglo XIX. El montaje, que podrá visitarse a partir del 13 de diciembre, recrea la antigua plazuela de las Descalzas con la fuente de la Mariblanca, donde se reunían los aguadores en el siglo XIX.

– De martes a sábado de 10.00 a 14.00 h. y de 16.00 a 18.30 h. Domingos y festivos de 10.00 a 15.00 h.

  • Real Monasterio de Santa Isabel

Abierto al público a partir del 20 de diciembre, este montaje popular español estará situado en el Altar de la Inmaculada, con figuras de José Luis Mayo (s XX) de palillo y de serie, y varias edificaciones para enmarcar el escenario. Se trata de un conjunto que data del año 2000, y que se ha ido engrosando en los años sucesivos. En el Altar de San Leandro se expone otro Belén tipo “presepio napolitano” del siglo XIX, que cuenta con el misterio y las figuras napolitanas de los Reyes Magos, los pastores y el pueblo de Nápoles.

– De martes a sábado de 10.30 a 12.45 h. Domingos y festivos de 11.00 a 13.45 h.