El montaje, un singular espectáculo en torno a la cultura de Siria, provoca el diálogo entre el grafismo animado y los textos proyectados en una gran pantalla con la música compuesta ad hoc para piano solo. Corazón ofrece a través de sus dibujos y notas una memoria de la riqueza cultural de Damasco, donde confluye la historia de todas las civilizaciones.

El guion, escrito por Alfredo Aracil, se basa en el libro Damasco Suite, somos memoria (Ahora Ediciones de Bibliofilia, 2004). El acceso será libre hasta completar aforo, como en todos los conciertos de este ciclo. Como actividad paralela a este concierto, este mismo lunes, a las 13.00 h, tendrá lugar un encuentro entre Alfredo Aracil y Alberto Corazón en la Facultad de Geografía de la Universidad Complutense de Madrid.

El tiempo

En palabras de Aracil, “el proyecto tiene su punto de partida en los cuadernos de trabajo que Alberto Corazón llenó de anotaciones y dibujos durante su estancia en Damasco con motivo de la retrospectiva que el Museo Nacional dedicó en 2002 a su pintura y escultura. Un problema de aduanas retrasó varios días el montaje; días que Corazón empleó en conocer la ciudad (una de las más antiguas del mundo), recorrer el Museo desde dentro (ya no como visitante), repasando cada rincón, cada pieza, cada ruina de sus caóticos y riquísimos fondos; visitar Alepo, sus museos, y en definitiva, en ese área que abarca del Éufrates al Mediterráneo sumergirse en las raíces de nuestra cultura”.

No es difícil identificarse con las ideas y emociones de esas notas. Inspirado en todo ello, el compositor planeó hace tiempo una amplia partitura para piano solo, que poco a poco fue ensanchándose en ambición y recursos hasta convertirse en la obra actual: un espectáculo de 70 minutos de duración, con imágenes proyectadas en pantalla, texto también proyectado, un personaje visto desde su interior, un relato… y la música del piano. Sólo piano, explica Aracil, “porque sus posibilidades son muy amplias, la carga de su tradición es ya enorme y sus limitaciones frente a una combinación instrumental más compleja son un reto, una invitación a enfrentarse a ellas, a buscar el signo en vez de mostrar la imagen, a refinar el trazo, a dibujar con la mayor precisión los sonidos, las ideas”.

El relato de Siempre/Todavía es el de un personaje indefinido (un artista, un espectador, cualquiera de nosotros) cuyas observaciones, dudas y certezas, sueños y fantasías, vivencias, emociones y duermevelas, lo van acercando a la sensación de que el tiempo no es, para muchas cosas esenciales, esa corriente que casi todo lo arrastra sin posibilidad de vuelta atrás, sino un lugar en el que pasado, presente y futuro conviven: un tiempo transitable (tiempo-memoria, cultura), un tiempo que une, en lugar de distanciar, a hombres que viven o han vivido en épocas distintas.

  • Lunes a las 19.30 h. Entrada libre.
  • Lunes a las 13.00 h. Encuentro entre Alfredo Aracil y Alberto Corazón en la Facultad de Geografía de la Universidad Complutense de Madrid.