Carlos León. Oxidaciones, 2012.

Carlos León. Oxidaciones, 2012.

Hace un año, 7.500 visitantes se acercaron hasta el número 12 de calle Velázquez para empaparse del dibujo más actual. De las 160 obras expuestas se lograron vender 62. Mónica Álvarez Careaga, directora de la feria, destaca que de seguir en la misma línea, Drawing Room Madrid se ampliará en 2018 y hasta “tendríamos que trasladarnos de espacio”. Además, la organización pretende hacer “una réplica del proyecto madrileño en Turín coincidiendo con Feria Artissima. Sería Drawing Room Torino”.

En 2017 regresa con el mismo formato, acogiendo a 21 galerías (nueve de ellas extranjeras) para ofrecer al público la riqueza de la práctica transgeneracional del dibujo contemporáneo, gracias a la nueva generación de artistas que se ha apropiado de esta técnica como medio privilegiado y a la indiscutible devoción de los grandes maestros del arte por el dibujo.

Drawing Room es una feria comisariada que en su primera edición seleccionó mediante invitación, un sistema combinado en esta ocasión con la convocatoria abierta. La elección de los proyectos artísticos que integran la segunda edición sigue tres líneas de trabajo: la práctica dibujística en los artistas emergentes, con nombres como Irene González (Málaga, 1988), Estefanía Martín Sáenz (Bilbao, 1982) o Clara Sánchez Sala (Alicante, 1987); el dibujo como campo de reflexión en los artistas de media carrera, con ejemplos como Eva Lootz (Viena, 1940), Carlos León (Ceuta, 1948) o Manuel Caeiro (Évora, Portugal, 1975); y un programa centrado en un país concreto. En 2016 fue China, en 2017 es Italia y posiblemente en 2018 “tendremos convenio con el Instituto Polaco”, explica Álvarez Careaga.

Irene González. De la serie Melancolía, 2015.

Irene González. De la serie Melancolía, 2015.

Bajo el título de Ritorno al disegno llegan en esta ocasión cuatro galerías –Módena D406 fedeli alla linea, Martina’s Gallery, Doppelgaenger y Bi-Box Art Space– representando a siete artistas italianos.

Esta temática se completa con la exposición Linee forti. Dibujando la provocación, que se puede ver en Espacio Sin Título (del 22 de febrero al 31 de mayo). Esta muestra colectiva, que comisaría Antonio de Falco, sigue el rastro de las producciones de tres artistas italianos con una práctica muy relevante de dibujo contemporáneo: Anna Turina, Danielo Buccella y Gilberto Giovagnoli.

En esta edición, la feria cuenta con la colaboración del Museo ABC de Dibujo e Ilustración, que es el encargado de organizar en sus instalaciones un coloquio, Coleccionar dibujo contemporáneo. Tres ejemplos europeos (23 de febrero), en el que intervendrán tres expertos: Elsy Lahner, conservadora de dibujo contemporáneo en La Albertina de Viena; Marta Kołakowska, directora de la Galería Leto de Varsovia, y Andrea Losavio, comisario y galerista, asesor de la Bienal de Dibujo de Rimini.

Al término de este encuentro se hará entrega del Premio Drawing Room 2017, que en esta ocasión será para Maria da Graça Carmona e Costa, fundadora de la Fundaçao Carmona e Costa de Lisboa, a la que se quiere reconocer su labor de difusión y mecenazgo del dibujo contemporáneo en el contexto portugués y europeo.