Junto a los comisarios adjuntos María Mallo, Gonzalo Pardo, Andrés Cánovas y Nicolás Maruri, Amann ha seleccionado 143 propuestas que estudiantes de arquitectura realizaron entre 2012 y 2017. Además, un pabellón virtual muestra otras 293 producciones. Para este último y el diseño de imagen se ha contado con el estudio de visualización de datos Bestiario, que ha incluido cinco proyectos de realidad aumentada.

Becoming (“llegar a ser”) parte de 52 adjetivos referentes a la arquitectura que se propusieron en la convocatoria abierta crítica, transdisciplinar, periférico y tecno-artesanal como un vector que se extiende a otros espacios y tiempos de aprendizajes en diálogo con otras disciplinas. Hay incluso cabida para tesis doctorales y una constante reflexión sobre el pasado, el presente, las fórmulas de futuro o el maridaje entre lo real y lo virtual. También se ha recuperado el concepto del pabellón que diseñase Vaquero Palacios en 1952, tatuando ahora en el suelo lo que aquel hizo en las paredes.

En la envoltura de 1.072 m2 de wallpaper lo gráfico sirve como método de investigación para fomentar la crisis de la concepción de lo intocable. Los nuevos protagonistas, los jóvenes, cuestionan los modelos tradicionales y reducen la separación entre arquitectura imaginada y arquitectura construida. Otro elemento es el político, entendido como el alcance de la arquitectura como una subjetividad que ya no da continuidad a la norma de los entornos de aprendizaje oficiales.

El espacio perimetral del pabellón conforma el final del recorrido. El jardín (in)temporal está diseñado por un colectivo de estudiantes que plantean la idea del jardín espontáneo, donde el público planta sus propias semillas a la espera de la próxima Bienal. Una vez concluida esta edición, el patio quedará de nuevo abandonado, pero el jardín permanecerá. Con esta nueva energía insuflada, el jardín podrá seguir creciendo y transformándose de manera autónoma.

Come-In se construye en la zona de almacenaje bajo la idea de otro grupos de estudiantes, con una instalación de cortina evanescente de ocho metros de altitud en que quedan dibujados hashtags que definen los proyectos del interior del pabellón. Finalmente, en colaboración con Bélgica y Holanda se lanzó el concurso Out of the Box Celebration para construir una instalación en el espacio común de los tres pabellones. La ganadora, Europa, parte del proyecto de unos estudiantes belgas que proponen la desaparición de las divisiones entre países y pabellones.