Luis Fernández-Galiano, comisario de la exposición, señala que la obra de Kéré, “sin duda el más importante arquitecto africano vivo y uno de los más innovadores a nivel mundial, se puede entender desde el mestizaje de sus raíces africanas con su educación europea, desde el empeño por usar técnicas apropiadas que comparte con otros constructores en entornos precarios o desde su singular compromiso solidario y comunitario. Todo ello ha fructificado en una arquitectura de enorme interés muy comprometida éticamente y estéticamente excelente”. Autor de una arquitectura ejemplar en el empleo de recursos limitados y técnicas sostenibles, Kéré es para el comisario el líder de una nueva generación de arquitectos “empeñada en un mundo mejor trabajando para los que menos tienen”.

Para Kéré “pensar en la gente es universal. Pensar en la economía, en la estructura, también lo es, especialmente hoy, no sólo debido a los retos del cambio climático sino también a la escasez de recursos. En términos ecológicos, construir usando materiales locales y reciclables es universal. Pero lo más universal es la gente: crear espacios donde las personas puedan sentirse cómodas, protegidas, donde puedan interactuar, sobre todo en un mundo cada vez más abierto y a la vez más conflictivo. La gente es lo más importante”.

Elementos primarios

La tesis ideada por Fernández-Galiano que estructura toda la exposición relaciona la obra de Kéré con los elementos primarios de la arquitectura descritos por el arquitecto y estudioso alemán Gottfried Semper en el siglo XIX: el suelo esterotómico, el techo tectónico y el muro textil. Estos elementos se han consturido a escala real en el Museo ICO con las mismas técnicas empleadas por Kéré en sus edificios.

Durante el recorrido el visitante encontrará un muro textil realizado con telas traídas de Burkina Faso; una plataforma de hormigón; una plataforma de madera (reproduciendo la Louisiana Canopy realizada por Kéré en el Louisiana Museum of Modern Art, Humlebæk, Dinamarca, en 2015); una reproducción reducida del Pabellón de la Serpentine Gallery construido en Londres en 2017; y un muro y una plataforma de adobe construidos por los alumnos del Taller “Arquitectura con tierra”, que tuvo lugar en Boceguillas (Segovia) durante el pasado mes de julio, y fue organizado específicamente con motivo de esta exposición.

Además se reproduce el espacio de trabajo del estudio de Kéré Architecture en Berlín, con diversas muestras de materiales de construcción y maquetas de trabajo seleccionadas del propio taller, que forman parte del proceso de trabajo cotidiano del estudio. En torno a todos estos elementos se estructura una exposición que recorre la trayectoria vital del arquitecto y en la que se pueden conocer en profundidad 29 proyectos y seis instalaciones artísticas llevados a cabo en tres continentes distintos.

Entre sus principales obras, representadas en la muestra, se encuentran la Escuela Primaria (2001) y la Biblioteca (en construcción) de Gando, Burkina Faso; el Complejo del Parque Nacional de Mali (2010), en Bamako, Mali; el Centro de Salud y Promoción Social CSPS (2014) y el Opera Village (en construcción), ambos en Laongo, Burkina Faso; la Asamblea Nacional y el Parque Memorial de Burkina Faso, en Ouagadougou (en desarrollo); el Satélite del Teatro Volksbühne en el Aeropuerto de Tempelhof, en Berlín (instalación temporal, 2016); o el Pabellón para la Serpentine Gallery del año 2017.

El arquitecto, el hombre

Francis Kéré procede de un pequeño pueblo de África Occidental, en Burkina Faso. Como hijo primogénito del líder de Gando, su pueblo, su padre le permitió asistir a la escuela pese a que muchos de los habitantes de su aldea consideraban que la enseñanza convencional occidental era una pérdida de tiempo. Posteriormente consiguió una beca para formarse en Alemania, donde se graduó en arquitectura e ingeniería en la Universidad de Berlín.

En paralelo a sus estudios, creó la Kéré Foundation para financiar la construcción de la Escuela Primaria de Gando, galardonada con el prestigioso Premio Aga Khan en 2004. Kéré continúa reinvirtiendo conocimiento en Burkina Faso y en otros lugares a lo largo de cuatro continentes.

Desde que fundó Kéré Architecture en 2005, su trabajo ha cosechado un gran reconocimiento, con premios como el Global Award for Sustainable Architecture, el BSI Swiss Architectural Award, el Marcus Prize Global Holcim Gold Award y el Schelling Architecture Award.

Kéré fue nombrado miembro colegiado del Royal Institute of British Architects (RIBA) en 2009, y miembro honorario del American Institute of Architects (FAIA) en 2012. Ha impartido clases en la Harvard Graduate School of Design y en la suiza Accademia di Architettura di Mendrisio.