Una instalación audiovisual envolvente da la bienvenida al visitante, desvelando pistas sobre el artista, destacando sus piezas más importantes y enmarcando su insólita trayectoria. Entre las obras más reconocidas de la muestra se encuentra la serigrafía original de la serie Niña con globo.

Escurridizo, provocador… Banksy está considerado como uno de los principales exponentes del Street Art contemporáneo. Sus obras, a menudo satíricas, abordan temas universales como la política, la cultura, la ética y la guerra. El aura de misterio que se perpetúa cada vez que se le menciona le ha convertido en una figura icónica de nuestro tiempo.

Ambiguo pero profundamente arraigado en la realidad urbana de todo el mundo, comunica con un lenguaje simple e irónico los problemas, las contradicciones y los grandes temas de la realidad actual, invitando a reflexionar sobre ellos y a plantarles cara.

Personajes recurrentes

Para lanzar sus mensajes utiliza siempre como vehículo todo un muestrario de personajes recurrentes, como monos, ratas, policías, niños o miembros de la familia real inglesa que plasma a través de la técnica del esténcil, que inicialmente adoptó porque le permitía actuar rápidamente y evitar ser sorprendido. Con el tiempo ha conseguido crear un lenguaje simple, inmediatamente reconocible e infinitamente reproducible.

Su protesta visual, que llega a un vastísimo público heterogéneo, le ha convertido en uno de los artistas más conocidos y preferidos de las generaciones más jóvenes. Si el arte es una síntesis de forma y contenido, para Banksy lo que realmente cuenta es lo segundo: sus obras son mensajes. Tal y como explica el artista urbano Shepard Fairey: “Sus obras están llenas de imágenes metafóricas que trascienden las barreras lingüísticas. Las imágenes son divertidas y brillantes, a la par que simples y accesibles: aunque un niño de seis años no tenga la menor idea de lo que es un conflicto cultural, al ver a la Mona Lisa armada con un lanzallamas no se le escapa que hay algo que no cuadra”.

Esta muestra, como todas las dedicadas a Banksy anteriormente, no está autorizada por el artista, que busca defender su anonimato y su «independencia del sistema».

¿Genio?

Banksy en palabras de Alexander Nachkebiya, comisario:

“Su trabajo es un desafío para el sistema, una protesta, una marca extremadamente bien construida, un misterio, desobediencia a la ley… Queremos que cada visitante de esta exposición pueda resolver por sí mismo quién es realmente Banksy: ¿un genio o un gamberro?, ¿un artista o un empresario?, ¿un provocador o un rebelde? Nuestra exposición pretende mostrar la profundidad del talento de Banksy, sus múltiples capas y dimensiones para que sean los propios visitantes quienes piensen y decidan. Su trabajo, siempre actual y muy completo, profundiza en el alma de cada uno de nosotros. Supongo que todo esto lo convierte en un genio para mí”.