En esta ocasión, el Museu sigue con la investigación y difusión del avance de las prácticas artísticas contemporáneas que utilizan la imagen y las nuevas tecnologías, reflejada también en la serie de exposiciones Reproductibilitat iniciada en 2013.

Lugán, Mano térmica de artista, 1973. Técnica mixta en aluminio, hierro y resistencias, 30 x 16 x 8,5 cm. Edición: 31/125. Colección Beep de Arte Electrónico © de la obra, Luis García Núñez, Lugán, 2019.

Lugán, Mano térmica de artista, 1973. Técnica mixta en aluminio, hierro y resistencias, 30 x 16 x 8,5 cm. Edición: 31/125. Colección Beep de Arte Electrónico © de la obra, Luis García Núñez, Lugán, 2019.

Por todo ello, para este año, y coincidiendo con su 15 aniversario, Es Baluard ha invitado a la Colección BEEP de Arte Electrónico a dialogar con su Colección en la planta principal del museo, bajo el comisariado de Roberta Bosco y Stefano Caldana.

El recorrido expositivo incluye obras de artistas como Rafael Lozano-Hemmer, Pilar Albarracín, Evru (Zush), Daniel Canogar, Eduardo Kac, Eulalia Valldosera o Lugán, cuya obra pionera ha sido elegida como imagen gráfica del proyecto.

Artistas

Jordi Abelló Vilella, Marina Abramović, Pilar Albarracín, Marcel·lí Antúnez, Manu Arregui, Miquel Barceló, Pep Bonet, Christophe Bruno, Daniel Canogar, Toni Catany, Paolo Cirio, Analivia Cordeiro, Evru, FakeShop, Roland Fischer, Anaisa Franco, Alberto García-Alix, Domenico Gnoli, Eduardo Kac, Wifredo Lam, Jana Leo, Solimán López, Rafael Lozano-Hemmer, Lugán, Antoni Miralda, Joan Miró, Amedeo Modigliani, Shirin Neshat, Marina Núñez, Andrés Pachón, Pablo Picasso, Jaume Plensa, Charles Sandison, Christa Sommerer & Laurent Mignonneau, Antonio Saura, Eulàlia Valldosera, Marie-France Veyrat y Darío Villalba.

FACES según los comisarios

“Todo lo que sabemos es una impresión nuestra, y todo lo que somos es una impresión ajena”

(Fernando Pessoa)

La exposición plantea una lectura constructiva y transversal de los procesos creativos de distintas generaciones de artistas y su investigación sobre el concepto de retrato.

El objetivo es encontrar puntos en común y lecturas inesperadas de obras entre ellas a menudo muy distintas. Por un lado, tenemos las obras de arte contemporáneo de la colección de Es Baluard y, por el otro, las obras, en su gran mayoría interactivas, de la Colección BEEP de Arte Electrónico. Estas últimas representan una de las expresiones más novedosas de la creación contemporánea, que se caracteriza por introducir nuevos paradigmas como interactividad y participación.

Va a ser casi imposible comparar etapas y estilos tan diversos y confrontar obras de Picasso, Miró o Barceló con las piezas de arte robótico y electrónico de artistas como Lugán, Marcel.lí Antúnez o Rafael Lozano-Hemmer. Queremos aproximarnos al retrato desde una perspectiva antropológica, porque estos rostros nos representan en un determinado momento histórico.

Además, si hasta ahora, de alguna manera, en la práctica artística el retrato ha sido la representación de una ausencia, con el arte electrónico y digital esta ausencia se replantea gracias a la presencia constructiva y enriquecedora del público en el proceso creativo.

La exposición pretende establecer un diálogo entre obras en distintos soportes. Los diálogos pueden surgir de interpretaciones comunes, similitudes, analogías subliminales o tan sólo aludidas que puedan empujar el público hacia una lectura creativa de las obras. Aspiramos romper la inamovible cuarta pared entre el público del arte contemporáneo acostumbrado a tocar las obras de arte electrónico y hacerle percibir otros matices de lectura en las obras tradicionales. El recorrido se propone como un continuum, donde el visitante podrá percibir similitudes o parecidos que en el espacio expositivo se despliegan de manera abierta y rizomática.

Queremos que todas las obras dialoguen entre ellas y que el público pueda así navegar libremente por la exposición, ejerciendo un análisis crítico y participando en las propuestas de diálogo que le sugerimos sin necesidad de definir unos parámetros de lectura estrictos. No se trata de confrontar arte electrónico y arte plástico tradicional, no se trata de ganar un partido entre disciplinas distintas, el objetivo es ofrecer un relato creativo y participativo invitando el público a relacionarse y a mantener una actitud activa o, mejor dicho, interactiva, enfrentándose a obras que comparten un único hilo conductor: el tema del retrato. Además, nos parece una oportunidad para inyectar nueva vida y activar las obras más convencionales.

La Colección BEEP de Arte Electrónico es fruto del mecenazgo artístico de Andreu Rodríguez, presidente del Grupo TICNOVA. En sus 13 años de existencia, el objetivo primordial de la Colección ha sido ser testigo y agente de la transgresión creada de la intersección entre el arte, la ciencia y la tecnología. Vinculada desde sus inicios a la Feria de Arte Contemporáneo ARCOmadrid, a través del Premio ARCO BEEP de Arte Electrónico, ha reunido un conjunto de obras de arte electrónico y digital, extremadamente importante y significativo a nivel internacional, que resume las tendencias y evolución de las prácticas artísticas relacionadas con los nuevos medios tecnológicos.