Esta muestra revisa los proyectos más significativos del autor y sus aportaciones al campo de la arquitectura. Premio del Concurso Nacional de Arquitectura del año 1975, Prada Poole es autor de proyectos paradigmáticos de la arquitectura española, como la Instant City construida con motivo del VII Congreso del International Council of Societies of Industrial Design (ICSID) celebrado en Ibiza en el año 1971, las Cúpulas de los Encuentros de Pamplona de 1972 o el Palenque de la Exposición Universal de Sevilla de 1992.

El proyecto expositivo trata de dar cuenta de la naturaleza visionaria de un autor singular que consigue a lo largo de toda su carrera fusionar arte y ciencia, realidad y utopía, presente y futuro. Un arquitecto que destaca por su voluntad de adaptación a los cambios sociales y medioambientales, y que genera unos proyectos de naturaleza temporal, al servicio y respuesta de la necesidad del momento presente, flexible y adaptativa, con una marcada sensibilidad hacia los recursos naturales y gasto energético que permanecen, aún a día de hoy, de plena actualidad.

Desde sus primeros proyectos, Prada Poole entiende la arquitectura como una labor predictiva frente a una realidad cada vez más líquida e inestable. Diferentes perspectivas de futuro son, de hecho, constantes en sus proyectos. En ocasiones convertidos en una ‘arquitectura ficción’ en cuyo diseño ha especulado racionalmente sobre avances científicos, técnicos o sociales.

El título de la exposición tiene como origen su artículo, publicado en 1974, en un número especial de la revista El Urogallo dedicado al análisis de la ciudad, y en el que adelanta las que serán las bases de su trabajo. Prada Poole promueve en él una arquitectura en la que el material con que está construida la ciudad dé la medida temporal de su propia existencia. Por eso, como matiz importante, ya en el título prescinde del término efímera (de uso más común en arquitectura para referirse a una construcción de corta duración) y emplea perecedera: lo efímero dura poco; lo perecedero sucumbe cuando lo hace la materia que lo conforma.

Proyectos y aportaciones

Maquetas, fotografías, planos, ensayos y entrevistas dan cuenta en la exposición de la rica y prolífica carrera de este arquitecto vallisoletano y ponen de relieve los temas más reconocibles de su obra, aplicados a la construcción de arquitecturas neumáticas, sentando las bases de su arquitectura ulterior, especialmente aquellas referidas a los aspectos más tecnológicos.

La muestra se vertebra en cuatro apartados que recorren de manera cronológica los proyectos y aportaciones de Prada Poole en el ámbito de la arquitectura y en respuesta a los cambios de la propia sociedad y la ciencia: Optimismo tecnológico (1968-1972), etapa en la que la computación y tecnología adquieren un papel significativo en sus planteamientos urbanísticos; Revolución social (1971-1975), fase en la que desarrolla proyectos de naturaleza efímera y adaptada a las necesidades específicas del momento; Crisis energética I (1973-1976), periodo marcado por la primera gran crisis del petróleo; y por último, Crisis energética II (1976-1988), ciclo en el que Prada Poole repiensa y combina ingeniería, arquitectura y planeamiento urbano para alcanzar el control microclimático en sus propuestas.

Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube. 150.000 lectores de todo el mundo ya lo hacen.