A través de un recorrido estructurado en dos grandes ámbitos, permitirá, en primera instancia, reconocer la imagen de la mujer que el Estado legitimó mediante premios, exposiciones y museos, así como el lugar que ocupaba en la sociedad.

Y a continuación, y gracias a la exhibición de algunas de las obras de artes plásticas más importantes producidas por mujeres en la centuria antepasada en España –ordenadas en ámbitos que analizarán las distintas dedicaciones que estas desempeñaron–, ofrecerá un mapa básico sobre el papel subsidiario que el sistema concedió a las mujeres.

La exposición también mostrará el camino, a veces épico, que algunas mujeres debieron recorrer hasta librarse de las ataduras impuestas a su género.

El Prado anunciará las nuevas fechas de la muestra en cuanto resulte posible.