El jurado ha indicado en el fallo que “su cuerpo es el principal articulador de acciones extremadamente meditadas en las que los elementos y procesos de la naturaleza adquieren un papel central. Su obra es un referente para las generaciones de artistas posteriores”.

También ha motivado su propuesta “por su trayectoria centrada en la experimentación, pionera de las prácticas conceptuales de los años setenta. Realizó acciones, instalaciones y performances en el contexto internacional del arte, con la reivindicación de género y la reflexión sobre el espacio. A partir de los años ochenta, investiga desde la pintura y las obras escultóricas con neón y luz”.

Trayectoria

Àngels Ribé inició su producción a finales de los años sesenta con acciones, instalaciones y performances con la luz y la sombra, el cuerpo y el espacio como protagonistas.

Entre 1966 y 1969 vivió en París, donde estudió Sociología y cerámica y ejerció de ayudante de Piotr Kowalski y, en 1972, se instaló en Chicago y después en Nueva York, donde expuso con artistas como Vito Acconci, Laurie Anderson, John Baldessari, Hans Haacke, Gordon Matta-Clark, Martha Wilson y Hanna Wilke, entre otros.

En los años ochenta regresó a Barcelona, donde se dedicó fundamentalmente a la pintura y, ya en los años noventa, a realizar obras escultóricas con neón y luz sin olvidar nunca el componente volumétrico.

Junto a artistas como Eugènia Balcells, Eulàlia Grau, Sílvia Gubern, Fina Miralles u Olga Pijoan, su trabajo artístico tuvo muy presente la lucha de género de los años setenta, cuando el trabajo creativo de las mujeres era aún poco visible.

Durante un tiempo firmó como “A. Ribé” para evitar todo juicio a priori sobre su identidad de género. Sus acciones utilizaban el propio cuerpo y el espacio como elementos de búsqueda y experimentación. Grababa fenómenos naturales provocando un choque entre naturaleza y acción humana. A partir de aquí, su trabajo mostró un marcado interés por los comportamientos mentales y los mecanismos de la percepción.

Su obra se ha expuesto en distintos centros e instituciones. Entre otros, en el Centre Artistique de Verderonne de París (1969), donde produjo la obra Laberint, en 3 Mercer St. Gallery de Nueva York con la obra Two Main Subjective Points on an Objective Trajectory (1975) y en otros espacios alternativos de esta ciudad, como 112 Greene Street con la obra Work is the Effort Against Resistance (1976).

También se ha podido ver su obra en la Fundación Joan Miró de Barcelona, en la Space Gallery de Nueva York, en el Centre d’Art Santa Mònica de Barcelona y en la Fundació Vila Casas de Barcelona.

En 2011, el MACBA le dedicó la retrospectiva En el laberint. Àngels Ribé 1969-1984.

Jurado y dotación

El jurado ha sido presidido por Román Fernández-Baca, director general de Bellas Artes, y ha actuado como vicepresidenta Begoña Torres González, subdirectora general de Promoción de las Bellas Artes. Además ha estado formado por los siguientes vocales: Ángel Bados Iparaguirre, Premio Nacional de Artes Plásticas 2018; José Miguel García Cortés, director gerente del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM); Rosa Ferré Vázquez, directora de Matadero Madrid; Marta González Orbegozo, comisaria independiente; Isabel Durán Puertas, presidenta del Instituto de Arte Contemporáneo (IAC); Tonia Fernández Trujillo, secretaria general de Mujeres en las Artes Visuales (MAV), y Alicia Chillida, historiadora de Arte y comisaria independiente.

El premio, concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte, está dotado con 30.000 euros.