Bohemian Rhapsody es una celebración. Bryan Singer dirige y recrea con buena mano y mejor oído el ambiente de los años 70. Tiempos mágicos para el rock en los que Queen emerge como una banda para la historia. Ese fenómeno en buena medida se explica por el carisma de su cantante, Freddy Mercury, un tipo nacido en Tanzania de padres indios que desafió estereotipos y fracturó muchas de las convenciones del Reino Unido, el lugar en el que puso en marcha su personal revolución.

Con una banda sonora sin desperdicio y una puesta en escena que da veracidad a lo que vemos, la película muestra el ascenso meteórico de la banda hasta instalarse en el éxito. Logro que en buena parte se quebrará cuando Mercury, carne de cañón de oscuras influencias, abandona Queen para emprender una carrera en solitario que nunca alcanzó la dimensión del grupo.

Live Aid

El regreso estaba cantado y tras no pocos vaivenes Freddie, ya gravemente enfermo, vuelve a hacer piña con sus excompañeros a tiempo para intervenir el 13 de julio de 1985 en el Live Aid, y dejar sobre el escenario del estadio de Wembley, ante 72.000 espectadores y las cámaras de todo el mundo, una de actuaciones más recordadas de la historia del rock.

A lo largo de dos décadas y hasta la muerte de su cantante en 1991, Queen consolidó un legado cuyo revolucionario eco llega hasta hoy. De todo eso habla la película de Singer que, por cierto, fue despedido por los productores un par de semanas antes de concluir un rodaje que completó Dexter Fletcher y en el que Rami Malek realiza todo un despliegue de profesionalidad.

Tras recibir clases de piano y de voz durante más de un año y relacionarse con la familia del cantante y con los supervivientes del grupo, especialmente con Brian May y Roger Taylor, Malek nos hace ver al verdadero Mercury. “Tenía que descubrir al ser humano debajo de las luces, así que me centré en su origen humilde, en su búsqueda de identidad, y en esa característica dentadura que le hizo la vida más difícil. Y por encima de todo eso, su lucha por reconciliarse con su propia sexualidad”, confiesa el actor de origen egipcio.

Bohemian Rhapsody trasciende el homenaje convencional para dejarnos ante una porción de la historia, esa que entre guitarras, voces y luces sigue llenando de música el corazón de muchas generaciones.

Bohemian Rhapsody
Dirección: Bryan Singer y Dexter Fletcher
Guion: Justin Haythe
Intérpretes: Rami Malek, Joseph Mazzello, Mike Myers, Lucy Boynton, Aidan Gillen, Ben Hardy, Tom Hollander, Allen Leech, Gwilym Lee
Reino Unido, Estados Unidos/2018/134 minutos
Producción: 20th Century Fox, New Regency, GK Films
Distribuidora: Hispano Foxfilm