“Empecé a pensar en los acontecimientos de la historia y en qué elementos podían examinarse en profundidad una vez hecho el reparto. Eso explica el hecho de que la película incluya los diversos temas sobre los que he reflexionado y que he explorado en los últimos 10 años. Pensé en una especie de fábula y busqué formas para que la realidad fuera más poética. Aunque la historia es realista, quería describir la poesía de los seres humanos”, apunta el propio realizador.

Después de uno de sus habituales hurtos en un supermercado, Osamu (Lily Franky) y su hijo de once años encuentran en la calle a una niña aterida de frío. Al principio, Nabuyo (Sakura Ando), la esposa de Osamu, no quiere que se quede con ellos, pero acaba apiadándose de ella.

A pesar de sobrevivir con dificultades gracias a pequeños robos, la familia es feliz, hasta que un incidente imprevisto revela un secreto que pone a prueba los lazos que les unen.

Como es habitual en su carrera, la familia vuelve a ocupar el centro de su obra. Kore-eda cultiva ese, su estilo calmado y humanista, para que nos sintamos parte de lo que nos narra. En esta ocasión los avatares de una peculiar, entrañable, familia de ladronzuelos cuya vida se verá trastocada tras un generoso esfuerzo (que no sienten como tal) al acoger a una niña abandonada.

Galardonado con el reconocimiento más importante del pasado festival de San Sebastián, el Premio Donostia, Kore-eda obtuvo con Un asunto de familia la última Palma de Oro de Cannes. La película representa además a Japón en la carrera de los Oscar y la nominación al Globo de Oro en la categoría de mejor película extranjera.

El peso de este largometraje recae sobre los hombros de actores que han unido buena parte de su trayectoria ante las cámaras de la mano del realizador. Es el caso de Kiki Kilin, fallecida el pasado 15 de septiembre y fiel colaboradora del director en De tal padre, tal hijo, Después de la tormenta), Sakura Ando y Lily Franky, quienes a través de una soberbia interpretación llena de naturalidad consiguen emocionar al espectador pasando sutilmente, como en la vida misma que reflejan, del humor a la conmoción; de la risa al llanto.

Dense un regalo: no se pierdan este sutil, humanísimo canto a la emoción.

Un asunto de familia

Dirección y guion: Kore-eda Hirokazu
Intérpretes: Lily Franky, Sakura Ando, Mayu Matsuoka, Kiki Kilin, Kairi Jyo, Miyu Sasaki
Fotografía: Ryuto Kondo
Música: Haruomi Hosono
Japón / 2018 / 121 minutos
Golem