A sus treinta años, Petra (Lennie vuelve a realizar todo un convincente despliegue) intenta abrirse camino en el mundo del arte. Con ese supuesto objetivo se inscribe en un taller que imparte un maduro y consolidado escultor. A su llegada la esposa del artista la pone al corriente de la peculiar personalidad de éste.

A lo joven esta revelación parece no importarle porque su “supuesto objetivo” es el primero de los muchos giros de una historia que podría sintetizarse desde otra perspectiva: Petra no sabe quién es su padre, se lo han ocultado a lo largo de su vida. Tras la muerte de su madre inicia una búsqueda que le conduce a Jaume, un célebre artista plástico poderoso y despiadado.

En su camino por conocer la verdad, Petra, casi sin quererlo, como sucede tantas veces en las cosas del corazón, inicia relación sentimental con Lucas, hijo de Jaume, y Marisa, esposa de Jaume y madre de Lucas. A partir de ese momento, la historia de estos personajes se va entretejiendo en una espiral de maldades a medias y crueldades abiertas, secretos familiares y violencia, un cóctel que llevará a todos al límite.

Pero el destino, ¡siempre el destino!, dará un giro a su lógica despiadada abriendo un camino para la esperanza y la redención.

Cómo entender el arte

Bárbara Lennie es la protagonista que un relato tan intrincado precisaba. Frases sueltas, miradas y silencios construyen un personaje con el que se hizo tras un casting que tuvo en el punto de mira, como confiesa el propio Rosales, a la mayoría de las actrices españolas que rondan la treintena. “Pero de ella me convenció la combinación de carisma, belleza y técnica. Es una actriz muy versátil que se mueve muy bien en la improvisación dirigida, que es el estilo que prefiero, y tiene una gran elegancia natural”.

Entre los intérpretes también destaca el debutante Joan Botey en el papel del maduro escultor. Pintor, escritor, ingeniero agrónomo y propietario de la masía del Ampurdán en donde la película se rodó, Botey, que a sus 77 años se confiesa no profesional del cine, ha logrado el premio al mejor actor en el Festival Iberoamericano de Brasil.

Tras su paso firme por los festivales de Cannes y San Sebastián, Petra plantea también una sutil reflexión sobre las distintas formas de entender el arte a través de cómo lo asumen los protagonistas de su historia. Por una parte está el artista consolidado que hace del arte una forma de ganar dinero y poder. Por la suya, Petra lo utiliza a modo de terapia, en tanto el personaje de Lucas es un fotógrafo que vive su creación como una forma de comunicación social y política.

El propio Rosales asume esas vertientes cuando responde: “No se con cual de las posturas me identifico más. En todas y en ninguna. Aunque tengo claro que arte, creatividad y dinero no tienen porque estar reñidos. No estoy de ninguna manera en contra del comercio del arte”.

Petra

Dirección: Jaime Rosales
Guion: J. Rosales, Michel Gaztambide y Clara Roquet
Intérpretes: Bárbara Lennie, Alex Brendemühl, Joan Botey, Marisa Paredes, Petra Martínez, Carmen Pla, Chema del Barco, Natalie Madueño
Fotografía: Hélène Louvart
Música: Kristian Selin Eidnes Andersen
España / 2018 / 107 minutos
Distribución: WandaVisión