Inés (Sandra Hüller) es una de esas ejecutivas de éxito en las que el móvil es un miembro más de su organismo. Trabaja en una importante empresa alemana con sede en Bucarest. Tiene una vida perfectamente ordenada hasta que Winfried, su padre, llega de improviso y le hace una pregunta inesperada: “¿Eres feliz?”.

Incapaz de contestarle con sinceridad, su existencia se ve conmocionada por la presencia de ese padre del que a ratos se avergüenza, pero que le va a ayudar a dar nuevo sentido a la vida. Para ello, el progenitor se inventa un personaje imaginario que da sentido a toda la película, el atípico, divertido y transgresor Toni Erdmann (Peter Simonischek).

Multipremiada

Desde que se asomó al primero de los festivales cinematográficos en los que fue presentada, Toni Erdmann -rodada a lo largo de 56 días en los que se filmaron 120 horas- cosechó una estela de elogios que se han traducido en importantes premios y nominaciones, entre los que se cuentan cinco premios del Cine Europeo (película, directora, actriz, actor y guion), dos galardones en el Festival de Sevilla (Gran Premio del Público y Premio Eurimages), el Premio Fispresci del Festival de Cannes, el Gran Premio Fipresci de la Crítica a la mejor película del año y el Premio Lux del Cine Europeo.

Estamos ante una inusual película que oscila entre el drama y la comedia. Como justifica Ade, “la comedia surge de la seriedad con la que los personajes se toman las situaciones más absurdas”. El resultado logra hacer reír, pensar y emocionar sirviéndose de la relación entre dos personajes, un padre y una hija, marcada por sus diametralmente opuestos valores, ideología y modos de vida. Desde esos mimbres, la realizadora alemana hace una crítica abierta al capitalismo salvaje y el sexismo en el mundo de la empresa.

Los protagonistas

Maren Ade tuvo su debut cinematográfico con Los árboles no dejan ver el bosque, película que ganó el Premio Especial del Jurado en el Festival de Sundance 2005 y fue nominada al premio a la mejor película en la Gala del Cine Alemán. Su segundo filme, Entre nosotros, fue galardonado con el Gran Premio y el premio a la mejor actriz (Birgit Minichmayr) en el Festival de Berlín 2009. Toni Erdmann es su tercer largometraje.

Sandra Hüller es una reputada actriz de teatro cuyos trabajos en cine también han sido muy reconocidos. Con su debut cinematográfico en Réquiem (2006) de Hans-Christian Schmid, obtuvo el Oso de Plata en el Festival de Berlín y el premio a la mejor interpretación femenina en la Gala del Cine Alemán. Recientemente ha obtenido el galardón a mejor actriz en los Premios del Cine Europeo por su interpretación en Toni Erdmann.

Peter Simonischek es un veterano actor alemán de cine, teatro y televisión que ha trabajado con directores como Margarethe von Trotta, Hans Steinbichler, Felix Fuchssteiner, Dani Levy y Götz Spielmann. Por su convincente trabajo en Toni Erdmann ha obtenido el galardón a mejor actor en los Premios del Cine Europeo.

Toni ErdmannToni Erdmann
Dirección y guion: Maren Ade
Intérpretes: Peter Simonischek, Sandra Hüller, Michael Wittenborn, Trystan Pütter, Lucy Russell, Ubgrid Bisu, Thomas Loibl, Vlad Ivanov, Victoria Cocias, Hadewych Minis
Fotografía: Patrick Orth
Montaje: Heike Parplies
Alemania, Austria, Rumanía / 2016 / 162 minutos