Una especie de mochila cargada, a partes iguales, de experiencias y traumas, en formato civilización y tamaño humanidad. Enriquece y, en ocasiones, ahoga sin que haya opción de desentenderse. Pero ¿qué sucede cuando tu vida acaba atrapada en la tradición? ¿Qué ocurre cuando la tradición se convierte en una cárcel?

Algo de cárceles y algo de tradición sabe Deborah Feldman (Nueva York, 1986), una escritora estadounidense que huyó del seno de la comunidad judía ultraortodoxa jasídica del barrio de Williamsburg, en Nueva York, para empezar de cero en Berlín, donde vive desde entonces.

Con la perspectiva que deja el paso del tiempo, Feldman escribió su experiencia y hoy parte de su historia se ha convertido en una serie de seis capítulos, Unorhodox (Netflix), que describe la huida de Esther ‘Esty’ Sharipo, interpretada por una magistral Shira Haas, desde que embarca en un avión sólo con un pasaporte y un bebé en el vientre hasta que empieza a dibujar el boceto de su futura vida en la capital alemana.

Una historia de cómo esa tradición convertida en cárcel puede quedar atrás, y el futuro, no necesariamente exitoso, puede devenir en una lucha por la libertad y por encontrar el propio camino.

Una serie sobrecogedora que muestra la claustrofóbica vida de esa comunidad jasídica, centrada en la protección de sus tradiciones desde el siglo XVIII, el estudio de la Torá y la procreación intensa para intentar compensar la Shoah.

Pero este retrato de una comunidad ultraortodoxa no es el único por el que ha optado el cine en los últimos tiempos. También en Netflix se puede ver la emocionante Disobedience (2017), una película dirigida por Sebastián Lelio y protagonizada por Rachel Weiz y Rachel McAdams. Una historia más de cómo la voluntad de ser libre puede separarte también de lo que más quieres.

Además, el éxito de Unorthodox ha alimentado el interés por unas tradiciones que nos resultan muy ajenas. Ahí está, también en Netflix, el documental One of us (2017), en el que tres judíos jasídicos se enfrentan al ostracismo, la ansiedad y el peligro cuando abandonan su comunidad.

La serie de ficción israelí Shtisel, también disponible en la misma plataforma, cuenta ya con dos temporadas y una tercera en camino. En ella, una familia jaredí que vive en un barrio ultraortodoxo de Jerusalén lidia con el amor, la pérdida y los vaivenes de la vida.

Más allá de nuestro prejuicio innato hacia lo desconocido, y de lo que puede parecer extremo por resultar del todo diferente, estos recorridos por el interior de estas comunidades autoexcluidas muestran, quizás con un extenuante nivel de detalle, lo asfixiante de muchas de sus obligaciones y las consecuencias personales que puede acarrear querer romper con sus cadenas.