La muestra es la primera exposición que investiga específicamente el papel ejercido en este proceso por la fotógrafa. Con su figura como eje vertebrador, se despliega en capítulos cronológicos que ofrecen una amplia selección de obras y autores, y permiten adquirir un conocimiento más profundo del impacto del surrealismo en el Reino Unido así como de la significación de la ola británica en la evolución y la historia del movimiento.

Lee Miller. Eileen Agar and "Golden Tooth" sculpture, 1937. © Lee Miller Archives, Inglaterra 2018.

Lee Miller. Eileen Agar and “Golden Tooth” sculpture, 1937. © Lee Miller Archives, Inglaterra 2018.

Los nueve ámbitos de la exposición se configuran en torno a su apasionante biografía. Habiendo sido modelo y musa, Miller cosechó una exitosa carrera como fotógrafa, pionera en conectar arte, moda y periodismo.

Lee Miller y el surrealismo en Gran Bretaña expone casi doscientas piezas, y enlaza una extensa representación de la obra fotográfica de Miller con dibujos, pinturas, objetos y esculturas de algunos de los nombres clave del círculo surrealista internacional como Max Ernst, Leonora Carrington, Man Ray, Yves Tanguy, Henry Moore, Eileen Agar, Roland Penrose, Salvador Dalí, Paul Nash, Giorgio de Chirico o Joan Miró. No en vano, Miró, referencia del momento en la escena británica, mantuvo un contacto permanente con este círculo y estableció una estrecha relación con el matrimonio Penrose, que culminó, en 1964, con una gran exposición monográfica en la Tate Gallery.

Comisariada por Eleanor Clayton, esta muestra es una producción de The Hepworth Wakefield en colaboración con la Fundació Joan Miró. Cuenta, además, con el patrocinio de la Fundación BBVA. Para su presentación en Barcelona, la exposición ha sido ampliada con dibujos, pinturas y fotografías de artistas como Pablo Picasso, Maruja Mallo, Francis Picabia, Yves Tanguy, Àngel Planells o Dora Maar, que estuvieron presentes en las grandes exposiciones surrealistas de Londres, especialmente en la Primera Exposición Internacional del Surrealismo de 1936. El proyecto aporta también abundante documentación en torno a las principales exposiciones surrealistas en Gran Bretaña así como a las publicaciones y canales por los cuales se difundió el movimiento.

El proyecto, que se completa con un programa de actividades específico y una publicación, pone de relieve que, si bien es cierto que Miller fue una artista singular, también lo es que formó parte de una de las escenas artísticas más vibrantes del siglo pasado y desempeñó un papel destacado en su articulación.

Los comienzos

Man Ray. A l'Heure de l'Observatoire - Les Amoureux, 1932-4/1970. Collection Clo and Marcel Fleiss, París © Man Ray Trust, VEGAP, Barcelona, 2018.

Man Ray. A l’Heure de l’Observatoire – Les Amoureux, 1932-4/1970. Collection Clo and Marcel Fleiss, París © Man Ray Trust, VEGAP, Barcelona, 2018.

El inicio de la muestra se sitúa en los primeros años de Lee Miller en París. Después de haber comenzado como modelo fotográfica en Nueva York, en 1929 se traslada a la capital francesa con la intención de convertirse en aprendiz del fotógrafo surrealista Man Ray, de quien acabará siendo pareja, musa y colaboradora.

En 1930 tiene ya su propio estudio fotográfico y se convierte en miembro de pleno derecho de la escena surrealista parisina, como demuestran las fotografías que se presentan en este ámbito. Sus retratos de torsos femeninos de aquella época se muestran junto a la escultura de Man Ray Object of Destruction (1929; 2004), un metrónomo intervenido en el cual el ojo de Lee Miller marca el tempo.

A medida que la situación política se hace cada vez más difícil en la Europa continental de entreguerras, Londres se convierte en el destino de muchos artistas surrealistas. Miller –junto con el que después será su marido, Roland Penrose– desempeñó un papel significativo en el movimiento surrealista británico de los años treinta. En 1936, Penrose formó el comité organizador para la Primera Exposición Internacional del Surrealismo en Londres, celebrada en New Burlington Galleries y vista por más de veintitrés mil personas.