Concebida por el Victoria and Albert Museum con la colaboración de la Royal Opera House de Londres y producida por ”la Caixa”, la muestra ofrece una experiencia sonora envolvente en la que los visitantes se sienten acompañados por la música en todo momento. Más de 300 objetos cedidos por 30 instituciones se incluyen en la exposición, desde instrumentos y partituras originales hasta vestuario, escenografías, pinturas, grabados y dibujos, con nombres que van de Manet y Casas a Dalí o Versace.

El género nació a finales del siglo XVI, y no tardó en trascender la restringida audiencia cortesana para llegar al gran público de la mano de Claudio Monteverdi. Desde las primeras óperas barrocas, que combinaban una amplia comedia con elementos trágicos, hasta las composiciones más contemporáneas, este género ha experimentado una rica transformación. Ópera. Pasión, poder y política sumerge a los visitantes en este arte total, una experiencia en la que convergen la música, la literatura, la danza y las artes visuales, y que además siempre ha sido un reflejo de la sociedad del momento.

Tres perspectivas

La aproximación se realiza desde tres perspectivas complementarias: la vertiente emocional y pasional de las obras; la social, con luchas de clase y poder, y los aspectos directamente relacionados con los argumentos y las propuestas creativas de las óperas.

Entre los objetos expuestos destacan el diseño de vestuario de Salvador Dalí para la producción de Salomé de Peter Brook de 1949, la partitura original de Nabucco de Verdi del Archivio Storico Ricordi de Milán, una de las dos partituras de la primera ópera pública (L’incoronazione di Poppea) y una copia de Gerusalemme liberata de Torquato Tasso (publicada en 1724). También hay distintos libretos y partituras originales de algunas producciones de Lady Macbeth del distrito de Mtsensk cedidos por la British Library. Por último, entre los elementos de indumentaria sobresale el vestido de la emperatriz Victoria Eugenia, esposa de Napoleón III.

Gracias a la colaboración de la empresa Sennheiser, la exposición se plantea como una experiencia inmersiva en la que la música guía el recorrido. A través de auriculares, la música cambia a medida que el visitante explora las distintas ciudades y los objetos, creando una experiencia individual envolvente.

La muestra incluye también un ámbito dedicado al estreno de Pepita Jiménez, de Isaac Albéniz, en 1896 en Barcelona. Para ello se ha contado con la participación del Gran Teatre del Liceu. La comisaria de la muestra es Kate Bailey, del Departamento de Teatro y Artes Escénicas del V&A, con el asesoramiento de Kasper Holten, director de ópera de la Royal Opera House.

Ocho compositores, ocho estrenos

La coronación de Popea de Monteverdi inicia el recorrido en la rica Venecia de 1642. Le sigue Rinaldo, de G.F. Händel, para imaginar el Londres de 1711. La música de la ilustración queda representada con Las bodas de Fígaro de Mozart, en la Viena de 1786. Con Nabucco, de Giuseppe Verdi, se llega al Risorgimento italiano en el Milán de 1842. Richard Wagner nos traslada al París 1861 para descubrir el polémico estreno de Tannhäuser. En el idílico Dresde de 1905 se estrenó Salomé de R. Strauss, la obra que provocó escándalo en su momento por su pretendida locura e indecencia. Lady Macbeth, de Dmitri Shostakóvich, nos adentra al Leningrado de 1934 y la censura propia del régimen soviético. Por último, la muestra se completa con una sección dedicada a la Barcelona modernista que acogió el estreno de la ópera Pepita Jiménez de Albéniz en 1896.

Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube. 150.000 lectores de todo el mundo ya lo hacen.